Compartir:

Poco se habla sobre los efectos adversos que tiene la marihuana en la salud, más bien se le considera una droga blanda o light que no genera adicción ni causa daños en el cerebro. Pero lo cierto es que hay que informarse bien, esta planta no es tan noble como la presentan.

Para ello traemos la opinión de un experto en el tema como es el Dr. Jorge Dotto, médico de la Universidad de Buenos Aires especializado en anatomía patológica de Yale University, patología ginecológica y mamaria de la misma universidad, y patología molecular & genética de Harvard Medical School. Además co-fundador del portal de medicina MisCromosomas.com y autor del libro “Genética. Cómo puede cambiar nuestras vidas”.

A continuación el texto del autor publicado en el Huffington Post.

Estoy a favor de las libertades individuales, y por supuesto que no juzgo a quien decide fumar un porro de cannabis, pero es importante informar sobre las consecuencias que tiene esta sustancia. Como todas las sustancias que consumimos -como un medicamento, el alcohol, el tabaco o, en este caso, la marihuana-, tiene un efecto deseado, pero también efectos adversos (toxicidad).

Con lo que estoy en total desacuerdo es con la buena campaña que tiene la marihuana, como si fuera inocua, como si fuera una sustancia que no genera toxicidad. La realidad es que no es así. Se difunde masivamente información sobre la toxicidad que producen el alcohol y el tabaco, pero no se habla del daño que también puede provocar la marihuana.

El objetivo de esta columna es compartir 10 cosas que deberías conocer sobre la marihuana, para darte cuenta que no es ‘cool’ fumarla: como es en el caso de todas las sustancias, también tiene sus consecuencias.

1. No es una droga blanda o light

Todas las drogas son peligrosas y está comprobado que no todas las personas reaccionan de la misma manera a una sustancia. Está claro que una persona no va a morir de sobredosis por fumar marihuana, pero sí está demostrado que la marihuana también mata, ya que es responsable de causar accidentes de tráfico mortales.

2. Es la segunda causa de accidentes de tránsito fatales

La marihuana es la segunda causa de accidentes de tránsito fatales después del alcohol, ya que ralentiza las reacciones, disminuye la coordinación y altera la concentración. Varios estudios científicos han demostrado esta causalidad, incluyendo uno publicado recientemente en 2014 que analizó a 23.591 conductores de accidente de tránsito mortales durante 10 años en Estados Unidos. En este grupo, la marihuana fue la más frecuente. Incluso su consumo aumentó del 4.2% en 1999 hasta 12.2% en el año 2010. La recomendación es la siguiente: si fumas un porro, no conduzcas, puedes matar a alguien.

3. Causa adicción hasta en un 50% de las personas que la consumen todos los días

Como con todas las sustancias, existe un riesgo de desarrollar adicción a la marihuana. Se estima que se genera adicción o dependencia al cannabis en el 9% de las personas. Pero aumenta el riesgo de adicción en ciertas situaciones particulares. Por ejemplo, causa adicción en el 17% de las personas que empiezan a consumirla en la adolescencia, y hasta en un 50% de las personas que la consumen todos los días.

4. Es la puerta de entrada al consumo de otras sustancias

Puede ser la “puerta de entrada” al consumo de otras sustancias como la cocaína, paco, éxtasis, cristal, heroína e inclusive medicamentos. Es una droga de fácil acceso para los jóvenes y de relativo bajo costo. Esto no quiere decir que una persona siempre vaya a probar otras drogas, pero sí que tiene un mayor riesgo. Algunos estudios científicos han demostrado que la marihuana destruye el centro de placer en el cerebro y este mecanismo aumentaría la susceptibilidad de consumir o desarrollar dependencia a otras drogas.

5. Afecta al rendimiento escolar, aumentando la deserción

Te quema el cerebro causando pérdida de neuronas e interfiriendo en las funciones cognitivas como la memoria, la capacidad intelectual y el comportamiento, afectando en los adolescentes el rendimiento escolar. Un estudio recientemente publicado demostró que los adolescentes que fuman diariamente cannabis antes de los 17 años de edad tienen un 60% menos probabilidades de terminar la escuela secundaria.

6. Aumenta el riesgo de desarrollar psicosis

Aumenta el riesgo de desarrollar esquizofrenia, la forma más frecuente de psicosis, una enfermedad psiquiátrica en la cual la persona no puede distinguir la realidad de las alucinaciones auditivas o visuales creadas por su mente. Se han asociado algunos genes como COMT que, a su vez, participa en el riesgo adictivo a la cocaína, y algunas mutaciones (alteraciones) en este gen a su vez se han asociado al desarrollo de la esquizofrenia paranoide.

7. Causa infertilidad masculina

Esta droga afecta la forma y la movilidad de los espermatozoides, siendo una causa modificable de infertilidad. Un estudio recientemente publicado analizó la cantidad y calidad de los espermatozoides en casi 2000 hombres, y demostró que las personas que presentaban alteraciones en sus células reproductivas (318 hombres) en general tenían menos de 30 años y habían consumido marihuana en los 3 meses anteriores a su muestra de semen.

8. Aumenta el riesgo de contagio de enfermedades de transmisión sexual

En algunas situaciones, se fuma antes de las relaciones sexuales, y como altera el comportamiento y es probable que no se use preservativo, hay un mayor riesgo de contagio de enfermedades de transmisión sexual como el VIH (virus de inmunodeficiencia humana), hepatitis B, hepatitis C, clamidia, gonorrea, sífilis, herpes, y tricomoniasis.

Se ha descripto que el cannabis tiene efectos terapéuticos, especialmente en el tratamiento de las náuseas y vómitos. Y en algunos países se indica para personas que están recibiendo quimioterapia para el tratamiento de cáncer. Pero, como es el caso de otras sustancias, es necesario que esa prescripción sea realizada por un médico que se hace responsable de la indicación, dosis, y de la persona en un todo. Hago esta aclaración porque es también importante destacar sus efectos terapéuticos, aunque debe ser en un contexto profesional que incluye cuidado, seguridad y responsabilidad.

No están muy difundidos los efectos adversos que causa esta planta. Lo importante es informarse, y después tomar una decisión al respecto.

Si quieres fumar un porro, aunque te enojes y pienses que estos datos son exagerados, haz lo mismo que haces con la información que conoces sobre el alcohol o el cigarrillo. Consúmelo sabiendo que también tiene consecuencias importantes y negativas.

Vía LaFamilia.info

Compartir: