Compartir:

Desde las primeras horas de la mañana de este viernes, once mil jóvenes provenientes de todas las provincias de Ecuador llegaron a Manta para participar en la IV Jornada Nacional de la Juventud, cuyo lema es: “Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios” (Mt 5,8).

Jacqueline Venegas, una de las madres que acogerá a 11 jóvenes de la Parroquia San Francisco del Cantón Pueblo Viejo, provincia de Los Ríos, manifestó su alegría por la adopción de estos “hijos” durante tres días en su casa. Sus dos hijos biológicos cedieron sus cuartos y prepararon todo para que los visitantes se sientan como en casa.

En una fila en el Colegio Julio Pierregrosse, estaba Neymar Torres quien esperaba a cinco jóvenes de la Diócesis de Yaguachi. Ansiosa por conocer a los nuevos “miembros” de su familia contó que su “alegría se manifiesta en el compartir, es un valor que hemos inculcado a nuestros dos hijos”.

Un poco cansado por el viaje, Walter, del grupo Misioneros de Cristo, del Cantón Pueblo Viejo, manifestó que en esta jornada busca reafirmar su vocación sacerdotal la cual viene discerniendo desde hace varios años. Pero los jóvenes no han llegado solos, los acompañan sacerdotes, religiosas y algunos padres de familia.

En todas las entradas a la ciudad de Manta se ubicaron mesas de información para ir guiando las caravanas de buses hacia las diferentes parroquias eclesiásticas de la Zona Occidental (Manta, Los Bajos, Jaramijó, San Mateo y San Lorenzo).

Obispos se unen a la jornada

Los Obispos del Ecuador también estarán presentes en la Jornada de la Juventud. Ellos dirigirán, este sábado por la mañana, catequesis sobre las Bienaventuranzas en las 14 parroquias que acogen a los peregrinos.

 

Vía Arquidiócesis de Guayaquil

Compartir: