Compartir:

Una “plaga” que afecta al continente americano, advierte

El papa Francisco hizo una defensa de las mujeres y detener la lacra de los homicidios contra ellas. Lo hizo durante la celebración mariana en honor de la Virgen de la Puerta en la Plaza de Armas en su último acto en Trujillo este viernes 20 de enero de 2018.

“¡Qué sería Perú sin las madres y las abuelas, qué sería nuestra vida sin ellas! El amor a María nos tiene que ayudar a generar actitudes de reconocimiento y gratitud frente a la mujer, frente a nuestras madres y abuelas que son un bastión en las vidas de nuestras ciudades”, sostuvo.

Una plaga que afecta a nuestro continente

El Pontífice sostuvo que casi siempre las mujeres como la madre de Dios silenciosas llevan la vida adelante. “Es el silencio y la fuerza de la esperanza. Gracias por su testimonio”. Así, reconoció y agradeció a las madres y a las abuelas de Perú,

En este contexto, invitó a luchar “contra una plaga que afecta a nuestro continente americano: los numerosos casos de feminicidio”.

“Y son muchas las situaciones de violencia que quedan silenciadas detrás de tantas paredes. Los invito a luchar contra esta fuente de sufrimiento pidiendo que se promueva una legislación y una cultura de repudio a toda forma de violencia”.

Según la CEPAL, Perú ocupa el 8 puesto en las naciones con mayor número de feminicidios en América Latina en 2016 con un total de 100 casos.

“Hermanos, la Virgen de la Puerta, Madre de la Misericordia y de la Esperanza, nos muestra el camino y nos señala la mejor defensa contra el mal de la indiferencia y la insensibilidad”, expresó.

En promedio, al menos 12 mujeres son asesinadas diariamente en la región por el hecho de ser mujeres. Los feminicidios ocasionados en el ámbito de las relaciones de pareja constituyen la forma más dramática de violencia contra la mujer, informa la Comisión Económica para América Latina.

“Ella nos lleva a su Hijo y así nos invita a promover e irradiar una «cultura de la misericordia, basada en el redescubrimiento del encuentro con los demás: una cultura en la que ninguno mire al otro con indiferencia ni aparte la mirada cuando vea el sufrimiento de los hermanos”.

La misión de las mujeres

Por otro lado, el Papa señaló que los santos nos ayudan a permanecer alegres en la esperanza. Además en sintonía con la devoción popular , señaló que “María será siempre una madre mestiza”.

“Junto a la querida Inmaculada Virgen de la Puerta de Otuzco”, el Papa nombró las imágenes venidas desde distintos rincones de la región: la Santísima Cruz de Chalpón de Chiclayo, al Señor Cautivo de Ayabaca, la Virgen de las Mercedes de Paita, el Divino Niño del Milagro de Eten, la Virgen Dolorosa de Cajamarca, Santo Toribio de Mogrovejo de Tayabamba, entre otras.

Después de la ceremonia mariana, el Obispo de Roma se trasladó en el Papamóvil desde la Plaza de Armas al aeropuerto de Trujillo para retornar a Lima.

Vía Aleteia

Compartir: