Compartir:

“La lectura espiritual nos prepara para la oración y para la práctica de las virtudes”.

Una de las mejores experiencias en la vida consiste en terminar un buen libro.  La lectura amplía nuestros horizontes, alimenta nuestro espíritu y nos ayuda a ponerle palabras a nuestro mundo interior. Pero ¡ojo! no cualquier lectura.

“Tan grande es el provecho que causan los libros buenos, cuanto es grande el daño que causan los libros malos; así como aquellos han sido con frecuencia causa de conversión de muchos pecadores, así estos causan la ruina de muchos jóvenes” (San Alfonso María de Ligorio).

Tan necesaria, quizás, como la oración es la lectura para la vida espiritual. Escribe San Bernardo: “La lectura espiritual nos prepara para la oración y para la práctica de las virtudes”. Luego añade, a modo de conclusión “la lectura y la oración son las armas con que se vence al demonio y se conquista el cielo”.

Ayuda muchísimo reservar un tiempo en nuestro día y alejarnos de las distracciones, con el fin de leer libros que aumenten nuestro conocimiento y comprensión de la fe. ¡Podemos ponernos como meta leer al menos tres libros al año!

Compilado de lecturas espirituales

  1. La Biblia católica (¡Por supuesto!)
  2. El Combate Espiritual, Lorenzo Scupoli
  3. Ortodoxia, G.K. Chesterton
  4. La Cena del Cordero, Scott Hahn
  5. La paz interior, Jacques Philippe
  6. Cinco Panes y Dos Peces, Card. Francisco Xavier Nguyen Van Thuan
  7. Cartas del diablo a su sobrino, C. S. Lewis
  8. El silencio de María, Ignacio Larrañaga
  9. Testigos de esperanza, Card. Francisco Xavier Nguyen Van Thuan
  10. Jesucristo, Karl Adam
  11. Confesiones, San Agustín
  12. La libertad interior, Jacques Philippe
  13. El arte de aprovechar nuestras faltas, José Tissot
  14. Jesús de Nazaret, Benedicto XVI
  15. Introducción a la vida devota, San Francisco de Sales
  16. Florecillas, San Francisco de Asís
  17. Las glorias de María, San Alfonso María de Ligorio
  18. Historia de un alma, Santa Teresita del Niño Jesús
  19. En las fuentes de la alegría, San Francisco de Sales
  20. Llamados a la vida, Jacques Philippe
  21. Un fuego que enciende otros fuegos, San Alberto Hurtado
  22. Discernimiento de los espíritus, Juan B. Scaramelli
  23. La amistad espiritual, San Elredo de Rievaulx

Vía: Catholic-Link

Compartir: