Compartir:
La sotana de un sacerdote católico puede causar conmoción en el mundo, y un experimento lo demostró.

“¿Qué pasó cuando me vestí como sacerdote: Una investigación sobre el poder del uniforme” es el título de un reportaje producto de un experimento social de Tom Chiarella, que se disfrazó de sacerdote para ver y experimentar la reacción de los transeúntes en las calles de Chicago en Estados Unidos.

1. Las personas lo miraban por donde iba

“Una hora con el uniforme y supe esto: En un día de verano brillante, en una gran ciudad, un cura con sotana es algo digno de contemplar. La gente establece contacto visual con un cura, inclinan la cabeza o lo hacen ligeramente. También se quedan mirando, respetuosamente. De lejos”.

“Al caminar en parejas, los hombres dejan de lado su forma habitual de comportarse para decir bruscamente ‘Buenos días, padre’. Lo que es un hábito aprendido en la escuela secundaria”.

2. La gente quería tocarlo

“Por lo general, cuando te colocas un uniforme, nadie te toca. Excepto cuando es el de sacerdote; la gente va a tocar al sacerdote. En la muñeca, en su mayoría. A mí me pasó doce veces, apenas un pequeño contacto en medio de una conversación”.

“Extrañamente, el traje de cura fue el que más acción física me demandaba. Durante todo el día se tiene que dar abrazos, arrodillarse para hablar con los niños e inclinarse para los selfies”.

3. Las personas sin hogar lo buscaron para pedirle ayuda

“Especialmente las personas necesitadas. Durante todo el día me enfrentaba a hombres y familias sin hogar sobre el asfalto. A veces llegaron hasta mí y sujetaron mi muñeca. Dos veces me pidieron una bendición que no podía dar. No de la manera que querían. Deseaba ser capaz de realizar un servicio para el mundo, y me encontré con que no podía hacer nada”.

El uniforme viene con algo de responsabilidad, de lo contrario es solo un traje. Empecé arrodillándome, sosteniendo un billete de diez dólares y diciendo: ‘No soy un cura, pero te entiendo’. No podía hacerlo solo una vez, tuve que hacerlo 24 veces. Chicago es una gran ciudad, con una gran cantidad de almas atrapadas. Eso me hace sentir más triste de lo que podía imaginar”.

4. Se convirtió en “atractivo” turístico de la ciudad

Agotado, el autor del artículo aún vestido como presbítero, se dirigió a un carrito de comida, compró un tamal y saludó a un autobús turístico que le tocó el claxon. Ellos también le devolvieron el saludo.

5. Es difícil ser sacerdote

Dada la forma en que muchas personas acudían a él en busca de ayuda o esperanza, el autor concluye: “extrañamente, el traje de sacerdote era el uniforme más exigente. […] Es fácil colocarte una sotana, pero no es fácil llevarla, en absoluto”.

Vía: Aciprensa

Compartir: