Compartir:

Muchos padres dudan acerca de cuánto tiempo de exposición a la tecnología es recomendable para sus hijos. ¿Es un show de media hora bueno pero una película de larga duración malo? ¿Cuánto tiempo para videojuegos debemos permitirles si también utilizan la computadora para hacer deberes? ¿Cuándo se convierte una pasión por los videojuegos en un problema?

La verdad es que no hay una fórmula perfecta. Y así como las familias difieren en temas como alimentación, qué comer y cuándo hacerlo, una dieta saludable de tecnología varía dependiendo de cada familia. La clave está en asegurarse que siempre haya un balance en lo que es importante para la familia.

Una dieta saludable de tecnología crea un balance entre actividades (juegos, redes sociales, TV), tiempo (¿15 minutos? ¿3 horas?) y elecciones (YouTube, Minecraft, Star Wars) con actividades offline (deportes, conversaciones de frente, lectura). En su respectivo momento, los niños serán capaces de manejar su propia dieta de tecnología. Pero por ahora, estos consejos te ayudarán a guiarlos hacia el triunfo.

Encuentra el balance.

En vez de contar los minutos diarios de exposición a la tecnología, cuéntalos semanalmente. Ayuda a tus hijos a idear un plan semanal que incluya las cosas por hacer y lo que les gusta hacer, tal como lo son las tareas escolares, las actividades, los deberes, la lectura, el tiempo en familia, TV o videojuegos. Lleguen a un acuerdo familiar, para evitar desigualdad.

Enséñales con el ejemplo.

Deja a un lado tus aparatos electrónicos mientras manejas, durante la hora de desayuno, almuerzo o cena y durante conversaciones importantes. Los niños aprenderán hábitos de ti.

Conversen de ello.

Pregunten a sus hijos por sus juegos favoritos, las series que les gustan y sus personajes. Discutan ideas y problemas que leen o aprendan a través de la TV o de algún juego. Ésta es una oportunidad para conectar, aprender y compartir sus valores.

Creen espacios sin tecnología.

Establezcan reglas que se acomoden a su familia, por ejemplo “no aparatos electrónicos durante la cena”, “no redes sociales durante la hora de las tareas” o “todas las pantallas apagadas al acostarse”.

Chequeen las calificaciones de los varios productos.

Elijan aparatos de tecnología y medios de comunicación de alta calidad y apropiados para la edad de sus hijos de acuerdo a información de fuentes confiables en internet.

Vía The Washington Post

Compartir: