Compartir:

¡Que las vacaciones no se acaben porque iniciaron las clases!

Empezamos un nuevo año escolar, y con esto el inicio del corre corre de comprar útiles, uniformes, cuadrar horarios de extracurriculares, etc. Aunque la vida está llena de obligaciones y rutinas, tengo muy presente lo que en una ocasión mi segundo hijo me dijo: “lo que más me gusta de las vacaciones es que sin querer estamos todos en familia”.

Pensando en esto.les.dejo.unos.tips.para que continúen las vacaciones con sus hijos y sigan relajándose y compartiendo. Les recomiendo que se lo propongan como meta familiar, ya verán que aunque sea por lo menos una vez al mes, sus hijos y ustedes lo disfrutarán:

Organizar salidas. Los fines de semana son el momento perfecto para realizar excursiones, salidas al campo, paseos en bicicleta, un picnic. Aquí la familia puede aprovechar para salir de los lugares frecuentados habitualmente y conocer nuevos. Buenas opciones para esta actividad son la ciclovía de la Vía a la Costa o al ingresar a la Vía Cortijo – Ciudad Celeste, el parque Samanes, Cerro Blanco, Jardín Botánico o Parque Lago.

Hacer visitas culturales. Visitar museos o exposiciones donde los niños y los padres aprendan nuevas cosas. Pero es importante que resulten atractivas para todos, que no sea una cuestión de “imponer la cultura”. Nuestra ciudad tiene varias opciones como el Museo Municipal, el Museo de los Bomberos, Museo de los equipos del Astillero, solo hay.que.estar.pendientes de las exposiciones.que.se.realicen..También.aprovechar las fiestas y feriados donde se multiplica la oferta.

Practicar un deporte. Aprovechar los espacios que tenemos a nuestra disposición, parques o canchas en las ciudadelas. Ejercitarse hace que nuestro cuerpo segregue endorfinas y libere las tensiones y preocupaciones y para esto no tenemos que ir muy lejos.

Fomentar nuevas aficiones. Siempre es un buen momento para descubrir nuevas aficiones y enseñar a los hijos a ser constantes. Lo más interesante es compartir con los hijos nuestros intereses y viceversa. Particularmente me fue estupendo, con tres hijos que junto a mi esposo solo hablan de fútbol. Además, creamos “el tema de la familia”, que consiste en que un miembro de la familia cada 15 días “investiga” algo de su interés para contarles a los demás. Así, todos hemos aprendido contenidos diversos que van desde el Holocausto, hasta la biografía de Pirlo.

Compartir y realizar comidas. Entre semana es un poco complicado sentar a toda la familia junta en la mesa, pero el fin de semana es imprescindible hacerlo. Se puede aprovechar para buscar una receta que a todos les guste, organizarse y preparar juntos una comida. Unos se encargan del plato fuerte, otros pueden preparar el postre.

Organizar tertulias. Cuando no hay prisa por volver al trabajo o al colegio, es necesario que después de comer la familia realice un rato de tertulia en la sobremesa en la que intervengan todos los miembros para compartir experiencias, intercambiar opiniones o solo comentar sobre su día.

Ver películas o series. Esta es la excusa perfecta para compartir un momento entre padres e hijos, este momento permitirá a la familia comentar o discutir aspectos de las mismas. También puede propiciar momentos de aprendizaje para ambos.

El tiempo libre puede ser muy productivo cuando lo aprovechamos para realizar actividades en familia de una manera divertida, sin imponer un horario, tratemos que en este espacio nuestros hijos se sientan libres de proponer planes, que no se asusten por hacer algo distinto y de vez en cuando salgamos de nuestra zona de confort.

Por: Ingrid Abad

Mg. Desarrollo de la Inteligencia y Educación

Compartir: