Compartir:
El actor Jeremy Irons agradeció en una entrevista a la Iglesia católica por considerar el aborto como un pecado grave.

 

El actor británico ganador del Oscar Jeremy Irons ha sido víctima de una ola de ataques mediáticos luego de reconocer que “el aborto daña a una mujer” y agradecer a la Iglesia católica por considerarlo un pecado, en una entrevista con el diario inglés The Guardian.

Jeremy Irons –que encarna al mayordomo Alfred en la más reciente entrega de los héroes de DC Comics, “Batman vs Superman”– es conocido por su participación como Aramis en “El Hombre de la Máscara de Hierro”, dar voz al león Scar en “El Rey León”, encarnar a Simon Gruber en “Duro de Matar 3” y al P. Gabriel en “La Misión”. También ha encarnado roles controversiales como Humbert Humbert, en la versión para el cine de “Lolita” y el de Rodrigo Borgia en la serie “Los Borgias”.

En la entrevista publicada el 24 de marzo, Jeremy Irons indicó que si bien cree “que debe permitírsele a las mujeres tomar la decisión” sobre si abortar o no, “también pienso que la Iglesia está en lo correcto al decir que es un pecado”. “Porque el pecado es un acto que nos hace daño. Mentir nos hace daño. El aborto daña a una mujer, es un grave ataque mental, y físico a veces”, explicó.

“Si quitas esos valores religiosos, entonces todo vale y se volverá terrible, y usualmente te metes en problemas”.

En pasadas entrevistas, Irons ha señalado que su esposa y sus dos hijos son católicos. Él, sin embargo, solo ocasionalmente asiste a los servicios religiosos. Aún así, el premiado actor manifestó que “gracias a Dios que la Iglesia católica dice que no lo permitiremos (el aborto), porque de otra forma nadie diría que es un pecado”.

En su entrevista con The Guardian, el actor británico también destacó la importancia de los valores cristianos en el matrimonio. “Nuestra sociedad está basada en una estructura cristiana”, dijo, y advirtió que “si quitas esos valores religiosos, entonces todo vale y se volverá terrible, y usualmente te metes en problemas”. “El adulterio podría ser muy bonito, pero finalmente nos daña seriamente. Y daña seriamente la estructura de la sociedad”.

Irons subrayó que “sí, puedes estar enamorado y criar una familia maravillosamente sin estar casado, pero realmente el matrimonio nos da una fuerza, porque es muy difícil salirse, y por eso nos hace luchar más por mantenerlo unido”.

“Si el divorcio se vuelve demasiado fácil –lo que casi ha pasado– entonces no tenemos ese respaldo. Porque para todos, las relaciones son difíciles”, añadió.

 

Vía Aciprensa

Compartir: