Compartir:
Nuestros hijos son testigos de una cadena de violencia que puede generar en ellos inseguridad o síntomas de agresión.

Las noticias del mundo llegan más rápido a nuestros hijos que a nosotros mismos, a través de los aparatos tecnológicos, que incluso son usados como elementos didácticos en los salones de estudio. Imágenes violentas, guerras, conflictos armados y terrorismo son algunas escenas que nuestros hijos son espectadores desde la televisión, periódico, comentarios que escuchan en los pasillos o que leen en las redes sociales. Éstas son una cadena de violencia también y pueden generar en ellos desesperanza, decepción e inseguridad, así como provocar síntomas de agresión. 

Según la psicoterapeuta Gisela Zapata, los niños entre los 8 y 12 años tienen la capacidad de discernir mejor lo que observan a su alrededor.  Comienzan a reflexionar, a hacerse preguntas, a valorar lo que es justo e injusto; y nosotros, los padres, tenemos que acompañarles en esa reflexión y en esa formación, ayudarles a tener espíritu crítico.

Por eso, este proceso de ‘abrirse a la realidad más cruda del mundo’ debe realizarse con información adecuada, educativa y sin crudeza pesimista o tremendista. Te compartimos consejos para poder hablar con nuestros hijos de violencia, sin inclinarlos hacia ella:

Decir la verdad

Los niños deben saber que las guerras, el terrorismo y la violencia existen.  Ellos querrán obtener de sus padres las respuestas a lo que escuchan en la calle y lo que ven. Por lo tanto, debemos darles información real, sin inmiscuirse en las tragedias.  Decirles tal y como son los hechos, sin someterlos a juicios de valor que generen odio o angustia.  Siempre hay que adelantarse y explicarles lo que ha ocurrido a que se enteren por otro lado.

Con cariño y sin crudeza

La mente de los niños es aún sensible y es a esa edad donde se registra en su cerebro el mayor número de recuerdos que tendrán en la madurez, y no queremos llenarlos de resentimientos o miedos.  Así es como debemos explicarles las cosas, con calma y sin dramatismos, aunque en ocasiones nosotros veamos la realidad muy negra. Frases como “este mundo no tiene solución”, “no estamos seguros en ninguna parte”, no ayudarán a nuestros hijos, porque buscan en sus papás refugio y estabilidad. La manera con que ellos enfrenten al problema, les influenciará totalmente.

Conoce a tus hijos

Según el carácter que desarrolle sabrás cómo reacciona ante hechos de violencia o inexplicables.  No hay que mostrarle más imágenes de sangre, de muertos y zonas devastadas de las que ya les proporciona internet. En cualquier caso, los especialistas apuntan que siempre es mejor explicarles los sucesos, los actos de terrorismo antes que ver esos hechos por la televisión.

Deja que te pregunten

Déjale que saque de su mente todo lo que le aterra, todo lo que le preocupa o le ha causado temor. Ayúdale a reflexionar, a tranquilizarse y a preguntarse por el mal y por el bien. Si observas que su comportamiento es más agresivo, es posible que reaccione así por miedo a la situación y lo mejor será conversar con él sobre lo que siente y piensa. 

 

Fuente: Hacer Familia Chile

Compartir: