Compartir:

Investigadores de la Universidad de Zúrich han constatado que el turismo de suicidio crece a grandes ritmos en Suiza. El estudio muestra que entre 2009 y 2012, los extranjeros que viajaron a Suiza para acabar con su vida pasó de 82 a 172. Sin embargo, entre 2008 y 2012 fueron 611 las personas que acudieron para tal fin.

En Suiza, el suicidio asistido no está regulado con claridad en la ley, por lo que hay seis organizaciones que prestan ayuda para morir. Cuatro de ellas permiten a no residentes usar sus servicios. Los 611 casos estudiados procedían de 31 países, pero casi dos tercios eran nacionales de Alemania (268), Reino Unido (126) y Francia (66). Con edades comprendidas entre los 23 y los 97 años, con una mediana de 69, las enfermedades que padecían eran neurológicas (47%), cáncer (37%), reumáticas y cardiovasculares. El 58,5% fueron mujeres.

Prácticamente todas las muertes fueron causadas por tomar pentobarbital de sodio, un fármaco de la familia de los barbitúricos. Solo cuatro personas lo hicieron inhalando helio, un método que aunque al principio se consideró que inducía una muerte dulce, al final fue descrito como “insoportable” hace unos años. Posiblemente fue el responsable de la caída en el número de ‘turistas suicidas’ a Suiza de los 123 de 2008 a los 86 de 2009, aunque desde entonces no han dejado de crecer.

Vía Negocios.com

Compartir: