Compartir:

La lucha contra el consumo de drogas continúa en Ecuador. Dos instituciones de Guayaquil unen esfuerzos para afrontar este fenómeno social.

Frente a la problemática que afecta a niños y jóvenes ecuatorianos, por el consumo de drogas, la Unidad de Conductas Adictivas (UCA) del Instituto de Neurociencias de la Junta de Beneficencia de Guayaquil, ampliará el programa de charlas de prevención del consumo de drogas y estupefacientes dirigido a estudiantes, docentes y padres de familia.

Benjamín Rosales, inspector de la Junta de Beneficencia, y Luis Vásconez Febres Cordero, presidente del Club Rotario Guayaquil, suscribieron un convenio de cooperación interinstitucional. Ambas unen esfuerzos para fortalecer, ampliar el programa de prevención y aportar, desde sus instancias, con recursos económicos, logística y personal calificado que promueva conciencia, prevención y disminución del consumo de drogas en la niñez y juventud ecuatoriana.

El Ing. Sixto Cuesta, Rotario y líder del proyecto de cooperación, reconoce el esfuerzo que hace la Junta de Beneficencia en este programa, “pero existe la necesidad de llegar a muchos más escuelas y colegios, particulares o fiscales, para ampliar el número de beneficiarios  conocedores de los causas y efectos del consumo de los diferentes tipos drogas; y así prevenir su uso”.

prevencion-drogas-ecuador

Ampliación del proyecto

Para Rosales, la drogadicción es una problemática social que está expandiéndose, a tal punto que ahora se inicia desde más temprana edad el consumo. Por eso señala que “todos debemos sumar esfuerzos para evitar que más jóvenes se pierdan en la drogas”.

La ampliación del proyecto tiene como objetivo informar sobre los riesgos del uso irresponsable de sustancias psicoactivas, a través de charlas, testimonios y dramatizaciones a 200 estudiantes por sesión aproximadamente, 120 familiares y 50 representantes de los diferentes centros educativos.

Asimismo, se harán las sesiones con padres de familia y docentes para facilitarles las herramientas necesarias sobre el abordaje y orientación a los jóvenes. La idea es que ellos sean un agente multiplicador en la prevención del consumo de drogas.

Este convenio tiene una permanencia de dos años y las charlas se darán los días sábados en el Instituto de Neurociencias.

Compartir: