Compartir:

Probablemente la “perspectiva de género” sea la ideología más radical de la historia, puesto que de imponerse, destruiría al ser humano en su núcleo más íntimo. No utiliza la fuerza, sino la propaganda y el sistema educativo local. Se afirma que hay un sexo biológico, pero luego toda persona podría construir libremente su sexo psicológico o género.

Al comienzo se usan los términos sexo y género de modo intercambiable, y luego, cuando la gente ya se acostumbró a utilizar la palabra “género”, se le va añadiendo el nuevo significado de “sexo construido socialmente”.

A la casi totalidad de las mujeres no les interesa una guerra sin cuartel contra los varones, les encanta tener hijos con ellos -y no solas-, y les interesan los mundos laborales y políticos, sin que ellos sean un fin exclusivo en sí mismos. Como las feministas de género han advertido esta realidad, entonces se han propuesto imponer por ley sus ideas a las nuevas generaciones, a través del sistema educativo escolar. Así se pretende usurpar a los padres la educación moral de sus hijos. Para construir un nuevo concepto de ‘ciudadanía’ se trata de imponer los derechos sexuales y reproductivos.

Con el mito del “interés de los hijos” se arrasa con el derecho de los padres a educarlos según sus convicciones.

Se trata también de impulsar las “cuotas de género”, y que haya una participación política matemáticamente igual entre varones y mujeres. Luego hacen estrategias para que la ley vaya recogiendo la denominada perspectiva de género.

El sistema de derechos humanos ha hecho enormes beneficios, pero ahora lo quieren ideologizar con pretensiones totalitarias, para reinterpretar los textos de los tratados de derechos humanos. Los derechos sexuales y reproductivos llevan a la entrega gratuita de anticonceptivos, a la esterilización y a la legalización del aborto. Se refieren también al derecho a la educación, que incluye el “derecho a la educación sexual y reproductiva”. Con el mito del “interés de los hijos” se arrasa con el derecho de los padres a educarlos según sus convicciones.

La ONU es a plataforma para imponer globalmente la ideología de género. Todos los países firmantes de los Tratados de Derechos Humanos, están obligados a presentar un informe nacional sobre el cumplimiento del mismo.

El Banco Mundial, El Fondo Monetario Internacional (FMI), la Corporación Financiera Internacional y otras instituciones, han creado un sistema que perpetúa la dominación de los países ricos sobre las naciones pobres. La deuda externa se hace “deuda eterna”. El control de las cuentas públicas por parte del FMI tiene como finalidad asegurar que el conjunto de los préstamos otorgados sea superior a la capacidad de pago de cada nación. La ecuación ideal es aquella en la que no se pueda devolver el capital, y sólo pagar los intereses. Se exige a nación pobre que tome nuevos préstamos para la compra y distribución masiva de anticonceptivos, y con ello controlar la natalidad: reforma del sistema educativo que incluya la “educación sexual”; reforma del sistema sanitario y judicial.

*El lector puede ingresar en la página web del Banco Mundial y buscar allí el enlace al país que desee investigar.

 

Por Jorge Scala

La ideología de género, Sekotia, Madrid 2010.

Compartir: