Compartir:
Las mujeres modernas también pueden ser madres y mujeres al mismo tiempo.

Las mujeres han alcanzado nuevos roles en la sociedad actual. Este nuevo estatus alcanzado por la mujer parece positivo, pero es una trampa que las atrapa y de la que difícilmente pueden salir intactas. Las exigencias llegan a ser demasiado altas y aparece el sentimiento de estar descuidando a los hijos, esto es lo que se conoce como el síndrome de la mala madre.

El progreso social ha llevado a un necesario cambio para la mujer, su vida no se reduce al rol de madre y ama de casa. Ahora las mujeres son mucho más que madres, tienen una carrera profesional, cultivan aficiones, se cuidan físicamente, mantienen su vida social y tratan de tener una buena salud mental y emocional.  Es una trampa que genera el denominado síndrome de la mala madre, que se manifiesta en forma de estrés excesivo en la mujer de hoy, ya que es difícil abarcarlo todo y hacerlo bien al mismo tiempo.

Este síndrome es una afección moderna de reciente aparición. Se genera como consecuencia del nuevo y necesario estatus social alcanzado por la mujer. Estos nuevos roles son necesarios en una sociedad que ha de basarse en la igualdad. Sin embargo, aparece el problema cuando estos nuevos roles son asumidos y al mismo tiempo se asumen también los roles tradicionales.

Se manifiesta en forma de estrés excesivo en la mujer de hoy, ya que es difícil abarcarlo todo y hacerlo bien al mismo tiempo.

Todas estas exigencias hacen que para las mujeres sea muy difícil ser perfecta en todo. Y aparece el sentimiento de estar fallando en lo más importante: el cuidado y crianza de los hijos. Este sentimiento provoca que intenten compensar esa sensación con acciones educativas que no siempre son las más acertadas: reponer el tiempo perdido con regalos, consentir a sus hijos, evitar riñas y castigos o dejarlos ver más televisión de lo apropiado.Hoy en día, para la mujer es muy difícil triunfar. Ahora no es suficiente con tener la casa impecable, hijos bien educados y una relación sana y cuidada. Actualmente para triunfar, la mujer debe tener éxito laboral, una rica vida social, cultivarse a nivel personal y mantenerse atractiva.

Consejos para manejar los diferentes roles y evitar el síndrome de la mala madre:

1.   Ninguna persona puede ser perfecta, esto es lo primero que se debe tener en cuenta. No se puede hacer todo a la perfección.

2.   La maternidad es un rol importante, pero no el único. Los diferentes roles que las definen como mujeres no se limitan a la maternidad.

3.   Es importante aprender a compaginar los diferentes roles.  Logrando el equilibrio que las haga felices.

4.   Los niños no necesitan madres perfectas, pero sí buenas madres. Los niños necesitan una madre feliz y satisfecha y no una madre que les atienda constantemente.

5.   Protege a tus hijos con  pautas que les sirvan de guía, no necesitan que se haga todo por ellos, pero sí enseñarles limites, valores y cariño.

6.   Dedicarle tiempo de calidad. No es necesario que se les dedique una gran cantidad de tiempo, es más importante la calidad que la cantidad.

7.   Respetar y hacer respetar el tiempo. Es necesario que se delimite el tiempo y espacio de las mujeres, que lo respeten y que los demás lo hagan también.

Vía: Hacer Familia

Compartir: