Compartir:

El próximo miércoles 18 y jueves 19 de enero la hna. Xiskya Valladares, “la monja tuitera”, a las 17:00 hrs. (hora de Roma). En el marco de los Conversatorios RIIAL, dirigirá un taller gratuito sobre cómo evangelizar en Twitter. El tema será «Evangelización en Twitter para una Cultura del Encuentro».

Sobre el propósito del encuentro la hna. Xiskya comenta en entrevista:


¿Cómo participar del taller sobre Evangelización en Twitter?

Los Conversatorio RIIAL son abiertos y gratuitos. Pueden participar todos los interesados de los encuentros virtuales realizados en Youtube de forma privada. Para obtener el link y participar debes estar registrado en el portal de la RIIAL e iniciar sesión.

Si aún no eres usuario registrado puedes registrarte en AQUI.

¿Cuáles son las características propias de Twitter que la hacen diferente a otras redes sociales? 

Twitter es como una gran conversación en tiempo real que intenta reproducir el lenguaje oral, que es breve e inmediato. Esto es quizás lo más propio de esta red de microbloging. Aunque posteriormente enriquecida con imágenes, videos y links,  herramientas propias de otras redes sociales. Los tuits que duran más tiempo en el timeline de los usuarios son los que son más retuiteados, Así mismo la gran mayoría se pierden rápidamente mientras van quedando en el fondo del timeline. Su semejanza con las conversaciones orales es clara, ni siquiera se puede rescatar más de 3.000 tuits de una cuenta que no es nuestra. Esta característica es única de Twitter y es lo que nos permite un diálogo continuo con el mundo.

 

Estadísticamente los usuarios de Facebook son más que los usuarios de Twitter. ¿Por qué usted usa más Twitter y no Facebook? 

Facebook es una red cerrada, recíproca. En ella se puede estar cómodo y solemos encontrarnos con personas que ya piensan como nosotros, muy endogámica. En el mejor de los casos, cuando publicamos en modo “público” todos nuestros post, la convertimos en una especie de portada abierta de lo que pensamos o nos preocupa. Pero no facilita el encuentro con los que piensan distinto, con los alejados de la Iglesia, con los ateos. No digo que sea imposible atraer a estas personas en Facebook, pero el sistema cerrado que tiene no nos lo facilita. De hecho, hay estudios que muestran que la gente en Facebook quiere mensajes positivos, que le distiendan y le hagan sentir bien. La gente no va a Facebook para debatir, ni para incomodarse.

“Tener a alguien en contra es bueno para pensar”

Yo he hecho la prueba, los mensajes que menos me gustan y menos comentarios suelen tener, son los que pueden incomodar conciencias. Mientras que Twitter es una red muy abierta, en la que no hay seguimiento recíproco; permite un diálogo efímero a veces, breve siempre, pero suele ir de temas mucho más profundos y con personas que piensan muy diferente a nosotros. “Tener a alguien en contra es bueno para pensar” (a nosotros y a otros). Yo he elegido Twitter porque lo veo más adecuado para mi misión de llevar los valores del Evangelio a los alejados e incluso a los ateos.

Además,  Twitter me permite estar mucho más conectada con la actualidad de los sufrimientos de este mundo y ofrecer una lectura evangélica de esas realidades.

¿En la Iglesia cuál cree que es la mayor dificultad para usar Twitter?

En la Iglesia estamos acostumbrados a los sermones largos, reposados y tranquilos. Hemos vivido buenos tiempos en que no nos hacía falta otra cosa. La brevedad, la avalancha de mensajes y el riesgo de recibir insultos y/o amenazas, suelen asustar a mucha gente católica. Se suma a esto la falta de mentalidad de ver las redes como lugares de evangelización y a sentir la necesidad de salir de nuestra comodidad para exponernos por el Evangelio. Así que creo que es un poco mentalidad y otro poco la práctica del uso de Twitter. Yo siempre digo que en las calles digitales de Twitter corremos los mismos riesgos que  san Pablo cuando recorría Palestina anunciando el Evangelio. No es tan cómodo como podrían pensar algunos.

Les dejamos una pequeña invitación de la hermana a participar:

Vía RIIAL.org

Compartir: