Compartir:

¿Alguna vez has visto a una mujer amamantando en la Iglesia? Nuevamente el Papa Francisco animó a las madres a amamantar con toda libertad. Durante el bautizo de 38 niños y niñas en la Capilla Sixtina el Papa se pronunció durante la homilía.

Durante la homilía de la Misa del Bautismo del 8 de enero, al escuchar los llantos de los niños ahí presentes; el Papa Francisco a tono de broma menciona “ha comenzado el concierto”. A esto añadió: “Jesús también hizo lo mismo, a mí me gusta pensar que la primera predicación de Jesús en el pesebre fue un llanto.” Teniendo en cuenta que la ceremonia es muy larga y que los bebés sienten extrañeza ante el lugar desconocido o por hambre el Papa se dirigió a las madres. “Ustedes madres, sin vergüenza amamanten a sus hijos, como María amamantaba a Jesús”.

No ocultar “el don de la leche”

Esta no es la primera vez que el Papa se pronuncia sobre el tema de amamantar en público. Este constantemente ha tratado de crear conciencia. Por esta razón abre la Iglesia como un espacio público amigable para las madres junto a sus hijos. En 2015 durante esta misma celebración pidió a las madres no ocultar “el don de la leche”. Además rezó por esas madres de todo el mundo que no tienen cómo alimentar a sus hijos. Sobre esto último recalcó que el “don de la leche” es una bendición. “Lo que la leche hace al cuerpo, la palabra de Dios lo hace para el espíritu”.

Aceptación de la lactancia en público

Actualmente en muchos lugares las mujeres son sometidas a enfrentamientos debido al rechazo a amamantar en público por lo que es importante tomar como ejemplo el mensaje que nos deja el Papa Francisco. Varios estudios indican que cuando una madre está dando de lactar y se incomoda ante miradas no apropiadas entra en un estado de ansiedad o angustia. Esta condición puede afectar al bebé, puesto que la leche materna que recibe contendrá ciertas sustancias neuroquímicas que podrían alterar su estado emocional. Otra de las repercusiones es que la madre opte por no darle de comer a su criatura.

Edición por: VIVE!

Compartir: