Compartir:
Reclaman que se respete el Derecho Interamericano y la soberanía de los países miembros.

Representantes de organizaciones de la sociedad civil provenientes de más de 18 países del hemisferio occidental advirtieron que el nuevo Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA) Luis Almagro, busca politizar dicho organismo multilateral. Esto con el fin de adelantar una agenda ideológica radical que no tiene fundamento en el Derecho Interamericano ni en los documentos fundacionales de la OEA. 

Usando el lema, “más derechos para más personas”,  Almagro aprovechó su encuentro con grupos de la sociedad civil que participan en la 45 Asamblea General de la OEA que se lleva a cabo en esta ciudad para reafirmar públicamente que desea utilizar su mandato para imponer, entre otras cosas, el aborto, el matrimonio de personas del mismo sexo y la legalización de la mariguana en la región.

Estos grupos de la sociedad civil aseguran que Almagro quiere usar la OEA como un grupo de cabildeo, lo que claramente no es. 

“Ningún convenio o tratado del sistema Interamericano consagra estos supuestos derechos de los que habla el señor Almagro”, señaló Gualberto García-Jones, Portavoz de la Red Interamericana de Derechos Humanos, amplia coalición de grupos que trabajan en la defensa del derecho a la vida desde su inicio en la fecundación, la mujer y la familia, provenientes de diversos países de las Américas. 

“Empujar esta agenda, es un atentado en contra del estado de Derecho Interamericano y contra la soberanía de los países. Almagro tiene la máxima responsabilidad ética, moral y jurídica de respetar íntegramente los pilares que sustentan el surgimiento de la OEA”, afirmó.

Estos grupos de la sociedad civil aseguran que Almagro quiere usar la OEA como un grupo de cabildeo, lo que claramente no es. Ellos afirman que la OEA es una organización multilateral que se fundamenta en convenios firmados por los Estados Miembros; por lo cual esta debe limitar su trabajo a los mandatos específicos establecidos en estos documentos, sentencio García-Jones. 

“Exigimos al Secretario General entrante que desista de su intención de politizar e ideologizar la OEA”, declaró Mariol Rojas de Vida Humana Internacional.  “La gran mayoría de la población de nuestros países rechaza esta agenda radical”.  

Recordaron que la OEA se creó como un foro político con un dialogo multilateral, por lo que pidieron no convertir esta organización  en  “un club de gobernantes”

“El tratar de imponer cosas como el aborto y el matrimonio de personas del mismo sexo a nuestros pueblos de manera anti-democrática es una burda forma  del imperialismo cultural que no vamos a tolerar”, añadió Rojas.

Recordaron que la OEA se creó como un foro político con un dialogo multilateral, por lo que pidieron no convertir esta organización  en  “un club de gobernantes”, sino fortalecer el sistema interamericano y sobre todo el respeto a la autodeterminación y la soberanía de los pueblos.

El presente y futuro de la OEA no puede trazarse sin la participación de la sociedad, sostuvieron.

Representantes de organizaciones de México, Brasil, Argentina, Colombia, Paraguay, Uruguay, Jamaica, Estados Unidos, Guatemala, Puerto Rico, Perú, Ecuador, El Salvador, Chile, Panamá, Nicaragua, Trinidad y Tobago, entre otros, que participan en los eventos paralelos de la sociedad civil, lamentaron la desorganización y descuido en logística que privó en las mesas de trabajo en los temas de Seguridad, Democracia, Desarrollo y Derechos Humanos.

Ellos expresaron que “es inconcebible que un organismo de esta naturaleza ofrezca un trato poco digno a la sociedad civil, lo cual habla del estilo que quiere imponer Almagro desde el primer día”.

La Carta de la Organización de los Estados Americanos establece que “el orden internacional constituido por el respeto a la personalidad, soberanía e independencia de los Estados y por el fiel cumplimiento de las obligaciones emanadas de los tratados y de otras fuentes del derecho internacional”  permanece vigente y así se deben conducir los estados miembros, el consejo general  y la sociedad civil, concluyeron.

Compartir: