Compartir:

Si no crees ver los efectos negativos causados por la pornografía, si solo piensas que es una costumbre personal que no afecta a nadie más, deberías abrir los ojos y leer las noticias u observar en los que te rodean la destrucción que la pornografía deja a su paso.

El testimonio de Terry Crews es prueba de ello. El actor fue adicto a la pornografía por varios años y revela que esta conducta alejó a su esposa de él porque “comienzas a ver a las personas como objetos”.

La adicción a la pornografía es tan seria como la adicción a las drogas o el alcohol y puede conducir a la visualización obsesiva, insaciable, llevando al consumidor a adentrarse en un material cada vez más explícito y perverso. Su consumo daña a los individuos y a los matrimonios; así como explota a los más vulnerables que son usados para la realización de este material.

 

Vïa Aleteia

Compartir: