Compartir:

Una droga que está en todos lados y al alcance de todos los adolescentes.

Estimados lectores, luego de haber escrito hace algunos años sobre la H al retomar el tema nos encontramos con que las cosas no han cambiado mucho. Al contrario, su consumo se ha precipitado a escalas mayores y a cada vez más cortas edades, situación que ya se describe como la enfermedad de la adicción. Es así que vemos cómo desde la composición de esta droga, con fuertes componentes: una pequeña cantidad de heroína, una alta carga de ketamina y otros componentes diversos, que van de acuerdo a según quien “la cocina” (nombre dado a las personas que las preparan la droga), entra dentro de la familia de las smart drugs o drogas inteligentes, las que tienen un alto poder adictivo. Realizo esta reflexión dado que en la próxima década los consumos de drogas tradicionales irán cambiando poco a poco. Vemos cómo la fabricación de estas smart drugs son mucho más baratas y no se las penalizan.en.muchos países, por lo que genera un negocio “más rentable”.

Acceso de los jóvenes a las drogas

Además de su poderosa de adicción, la H, tiene la capacidad de mantener a la persona “activada” hasta por 6 horas comprando una dosis de $1, $2 o $3. Realmente la cabida de esta sustancia de destruir sueños es muy alta. Dado su costo es una sustancia de estrato socio económico bajo, al punto de que la misma se encuentra en los cinturones de humildad y periferia de las ciudades de la costa. Es difícil ver un joven de estrato medio o alto consumiendo esta sustancia, debido a que estos jóvenes “se activan” con otro tipo de drogas. Entre estas, la marihuana, en la que sí coinciden con el estrato bajo, pero como droga secundaria. Sin embargo, mientras unos consumen H y los otros consumen cocaína, y al final ambos grupos sociales terminan en el mismo final de esta enfermedad: problemas con la ley, problemas.de.salud.y en.algunos.casos.la muerte. Entonces, ¿que hacer?, ¿cómo debe de actuar una familia?

Modos de intervención

En los consumos de H siempre se pedirá que busquen la ayuda e intervención de profesionales para la desintoxicación. Esto, dado por clínicas y hospitales regentadas por el Ministerio de Salud Pública (MSP) y algunas clínicas particulares con los protocolos de manejo e intervención. Aquí se puede recibir ayuda profesional de equipos interdisciplinarios de médicos especializados, sin deprivación del sistema nervioso central. El año pasado muchas de las muertes de los jóvenes consumidores de H se dieron.por.hacerlo de una forma no supervisada por profesionales. Donde los dolores, contracturas abdominales, nauseas, vómitos hacen que sea realmente complejo para estos jóvenes usuarios dejar de drogarse si se lo hace de forma casera. Como hemos visto en muchos casos, las familias encadenan a sus hijos para evitar que estos salgan a consumir y abandonen estos tratamientos residenciales caseros.

Si bien esto los puede ayudar van a reeducar y a cambiar viejos hábitos de su vida de consumo, por una forma de vivir sin el consumo, es mi obligación como.profesional.anti droga decirles a ustedes lectores que es importante hacer prevención. En nuestras familias hablemos con nuestros hijos y realicemos actividades para que nuestra relación con ellos sea buena. Por favor padres, nuestros hijos no son lo que les decimos, sino lo que nos ven hacer. Si ellos nos ven consumiendo periódicamente alcohol u otro tipo de sustancia ellos repetirán lo que ven. En cambio si nos ven en actividades sanas, ellos también las harán. Seamos imágenes de buenas costumbres para ellos, será mas conveniente desde cualquier tipo de situación.

También te puede interesar: La Droga H

Por: Antonio Rimassa Chiriboga
TAPAD CRIAD
antoniorimassa@yahoo.es

Compartir: