Compartir:
A puertas de las vacaciones, propongámonos que nuestros hijos lean más durante la temporada.

 

En el mundo infantil, las actividades que requieren menor esfuerzo intelectual resultan más llamativas, como ver televisión, jugar videojuegos o incluso hacer un deporte.  Sin embargo, la lectura representa un entrenamiento psico-intelectual en el desarrollo de las habilidades intelectuales de tu hijo, puesto que requiere de mucha concentración e imaginación.  Por ello, es fundamental no hacerle ver la lectura como algo obligatorio o un castigo, se debe incentivar al niño a volverla parte de su diversión.

El tiempo de lectura es relativo a la edad de tu hijo;  un niño de 7 años puede leer 15 minutos al día y paulatinamente ir incrementando 10 minutos  cada año.

 

Para motivar a tu hijo a leer en estas vacaciones

Si tú lees, él lee

No dejes toda la responsabilidad a las instituciones escolares,  ni asumas que lee mucho en clase.  Cuando regrese de la escuela, conversa con él sobre lo divertido que estuvo la historia de tal libro. Puedes ayudarlo con preguntas como: ¿Por qué nos ha gustado ese libro? ¿Qué protagonista es el más valiente y por qué? ¿A quién te gustaría imitar o parecerte? La lectura tiene que formar parte de su satisfacción personal.

Que sean  protagonistas de la historia

Muchos “leemos para dormir”, pero hay que evitar mostrar la lectura como un método de provocar el sueño, para que no la vean aburrida. Más bien animarles a que sean protagonistas de su propia lectura, que vuelquen allí sus sentimientos, que opinen, que digan lo que les parece justo, injusto, etc.   Esto no se logrará en el tiempo de siesta, sino a la media tarde.

Que la lectura no sea un régimen académico casero

En definitiva, lo que aleja a los hijos de los libros es lo siguiente: obligar a leer, utilizar la lectura como castigo, recordar constantemente lo bueno que es leer, echar en cara que no se lee o se lee poco, poner tareas estrictas por cada libro que se lee.  Así terminarán viendo a la lectura como algo ingrato.

La lectura es un medio para entretenerse, relajarse y divertirse.  Un hábito que se aprende desde la cuna.  Por eso importante desarrollarlo a tiempo en nuestros hijos.

 

BENEFICIOS DE LA LECTURA

- Amplía su vocabulario
- Desarrolla la imaginación.
- Mejora la concentración y
la observación.
- Incrementa la originalidad y
la creatividad.
- Ayuda a pensar.
- Despierta aficiones e intereses.

 

 

 

Compartir: