Compartir:

Llega la Semana Santa, tiempo para vivenciar la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo, pero también es un tiempo para compartir en familia y de acercar a los más pequeños los misterios más profundos de la fe. Pero ¿cómo acercar los acontecimientos de la Semana Mayor a los niños? Es la pregunta que varios padres de familia pueden hacerse durante estos días santos. 

En respuesta a esta cuestión, el Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México (SIAME) ha brindado algunos tips para vivir la Semana Santa con los niños, según algunas sugerencias que ha presentado la iniciativa ‘Sembrando Valor’, y que giran en torno al ayuno, a la abstinencia, la oración y la limosna, que son las acciones concretas a las que invita la Iglesia Católica en el tiempo litúrgico y penitencial de la Cuaresma. Ofrecemos a continuación algunos de sus consejos:

Se les puede invitar, por ejemplo, al ayuno de quejas, de pensamientos negativos, al ayuno de postre, o de jugar con la tablet o algún dispositivo móvil.

Enseñarles sobre el significado del ayuno

Aquí no se hace referencia al ayuno de alimento, ya que éste sólo es obligatorio a partir de los 14 años de edad, pero sí se busca “formar en un auténtico espíritu de penitencia a quienes, por no haber alcanzado la edad, no están obligados al ayuno y la abstinencia”, según refiere el Código de Derecho Canónico (Ver nota anterior). En este sentido, se les puede invitar, por ejemplo, al ayuno de quejas, de pensamientos negativos, al ayuno de postre, o de jugar con la tablet o algún dispositivo móvil. Esto les educará sobre el significado de la mortificación, les guiará a la reflexión y a valorar más lo que tienen.

Animar el espíritu de solidaridad al dar limosna

El propósito es enseñarles a los niños a compartir. Se les puede invitar a realizar acciones concretas, como organizar su cuarto y seleccionar aquellos juguetes que no utilizan para regalarlos a los niños necesitados; o, por ejemplo, regalar el postre que se ayunó a algún niño de la calle. Asimismo, se les puede animar a llenar una alcancía con parte de la mesada o con el valor del postre que no consumió, para luego entregarla a alguna obra de caridad de la Iglesia, o implicarlos en iniciativas de la infancia misionera.

Cultivar la vida de piedad a través de la oración

En estos días santos es importante acudir a las celebraciones de la Semana Santa en familia, involucrarlos con las diferentes actividades que organizan las parroquias para ellos, como, por ejemplo, la Cena del Señor con el lavatorio de los pies para los niños; implicarlos en las procesiones infantiles que se organizan en algunas ciudades, y leerles el evangelio del día o un Evangelio corto antes de ir a dormir en vez de un cuento. También son muy útiles los cuentos y videos que explican en qué consisten los días santos, acudir con ellos a las representaciones vivientes de la Pasión de Jesucristo que realizan en algunos lugares, rezar el Vía Crucis de los niños, o realizar dibujos o manualidades sobre lo que significa la Semana Mayor.

Finalmente, recordar que la Semana Santa es una gran oportunidad para hablarles a los pequeños sobre el sentido profundo de la fe, de la Santísima Trinidad, del gran amor de Dios Padre que envió su único Hijo al mundo por la salvación de los hombres. Educarlos en el sentido del sufrimiento, de la Resurrección, del perdón y de la misericordia de Dios.

Vía Gaudium Press

 

Compartir: