Compartir:

Cuando alguien en casa enferma o muere, es difícil contarle a los más pequeños lo que está sucediendo. Si para los adultos resulta duro y penoso sobrellevar una situación de tal índole, para los niños podría ser aun más.

Te contamos la historia de una familia que sufrió la pérdida de un hijo. Gracias a la inspiración y amor de sus padres, Joel un pequeño niño que padeció de cáncer, tiene su vida plasmada en un videojuego.

Cuando Joel fue diagnosticado con un tumor cerebral poco común, sus padres inventaron una historia para sus hermanos y poder enseñarles sobre el cáncer. Lo que resultó fue un videojuego, “That Dragon, Cancer”, que lleva a los jugadores a un viaje que no pueden ganar. Amy Green, mamá de Joel, comenta que hicieron un juego que es difícil de jugar, “porque los momentos más difíciles de nuestras vidas nos cambian más que cualquier objetivo que podamos lograr”.

“That Dragon, Cancer”, ya disponible en varias plataformas en Smartphone, Tablets y computador, es una aventura gráfica y una experiencia inmersiva (campo visual de 360º) en la que el jugador acompaña a Joel y sus padres por toda su travesía. En 14 pequeños fragmentos, se repasan los momentos más difíciles y emotivos de su experiencia vital, con el protagonista teniendo que tomar decisiones complejas. Lógicamente, todo arranca cuando los médicos les dan el diagnóstico y acaba cuando Joel muere.

También te podría interesar: Cuando el ciclo vital no cumple su ciclo

La elección del nombre está inspirado en un dragón ficticio que personifica al cáncer, esto como parte de la historia que los padres de Joel contaron a sus otros dos hijos. En el 2016, “That Dragon, Cancer”, obtuvo el premio al videojuego que mayor impacto trae a la sociedad (Game for Impact Award), otorgado por “The Game Awards”.

A continuación te dejamos el tráiler del videojuego para que conozcas más sobre Joel y su historia.

Por: Redacción Vive!

Compartir: