Compartir:

YouVersion (www.bible.com/es) es una aplicación sobre la Biblia para dispositivos móviles que ya se ha instalado 123 millones de veces en tablets, iPhones, iPad, Blackberrys y otros aparatos portátiles de comunicación en todo el mundo. Ilustra en qué medida las nuevas tecnologías se integran en la vida cristiana y de oración.

Con motivo del balance anual de 2013 (año en que la aplicación se ha instalado 49 millones de veces y sus usuarios han compartido y reenviado 68 millones de versículos) la plataforma ha elaborado una serie de listas con las frases y capítulos bíblicos que tienen más “éxito”.

Los 10 versículos más compartidos

Una cosa es marcar digitalmente los versículos que a uno le sirven, extrañan o edifican, y otra distinta es enviarlos a conocidos.

La estadística muestra que casi todos los versículos en el ránking de “los más compartidos” son frases de ánimo, exhortación, consuelo y coraje, con un par de excepciones curiosas: el más compartido es el Salmo 118,24, una frase de celebración y victoria, y en séptima posición encontramos el famoso “Maridos, amad a vuestras mujeres” de San Pablo.

Y así los más compartidos son:

1. Este es el día que hizo el Señor: alegrémonos y regocijémonos en él. (Salmos, 118: 24)

2. Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte a su debido tiempo. (Pd. 5, 6)

3. No temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra. (Is. 41, 10)

4. Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. (Mt. 7, 7)

5. Los que esperan en el Señor renovarán sus fuerzas; se remontarán con alas como las águilas, correrán y no se cansarán, caminarán y no se fatigarán (Is. 40, 31)

6. No tenemos un Sumo Sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras flaquezas, sino Uno que ha sido tentado en todo como nosotros, pero sin pecado. (Heb. 4, 15)

7. Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra. (Ef. 5, 25-26)

8. Te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Yahvé tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas (Js. 1, 9)

9. No nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio (2. Tim. 1, 7)

10. El Señor es mi roca, mi baluarte y mi libertador; mi Dios, mi roca en quien me refugio; mi escudo y el cuerno de mi salvación, mi altura inexpugnable. (Salmos 18, 2)

Vía Religión y Libertad

Compartir: