Compartir:
Existe una serie de mitos que, en ocasiones, hacen referencia a los hijos únicos y que no tienen por qué ser ciertos, estos consejos ayudará a los padres a tratar a sus hijos adecuadamente.

Los padres a veces no saben cómo manejar ciertas situaciones cuando tienen un solo hijo, es diferente el trato y la valoración que tienen de ellos. Si esos mitos del hijo único existen es, precisamente, porque puede resultar fácil que lleguen a ellos por el modo en el que se les está educando, y estos son:

– Egocéntricos: Si están acostumbrados a que todo el mundo esté pendiente de ellos y a que todo lo que les rodea sea para ellos.

– Egoístas: A veces tienen todo lo que quieren y lo más problemático es tener lo que quieren en el momento que quieren.

– Consentidos: No están acostumbrados a un “no” porque siempre consiguen lo que piden.

– Caprichosos: Al tener todos los recursos en su mano, logran manipular la situación para que en ningún momento les falte lo que quieran y piensan que la vida va a ser siempre a sí.

– Mimados: Por ser únicos, a veces, están en una burbuja en la que sólo reciben los afectos positivos y pocas veces correcciones.

Consejos para padres

– Es beneficioso compensar la excesiva convivencia del niño con los adultos, haciendo lo posible para que se relacione con pequeños de su misma edad.
– Se han de dosificar los agasajos y mimos. A veces los abuelos, los tíos y los propios padres se exceden en alabanzas que solo contribuyen a debilitar o reducir la confianza en sí mismo.

– Evitar caer en la tentación de hacer aquellas cosas que él mismo puede hacer por sí solo.

– Evitar que los lazos de dependencia entre los padres y el hijo único sean tan fuertes que impidan el pleno desarrollo y autonomía psíquica y afectiva.

– El contacto con los niños de su edad es muy importante para la socialización de los hijos, por lo que puede procurarse que se relacione, quizá con mayor frecuencia que en otros casos, con los primos o familiares cercanos.

Evita sobreproteger a tu hijo

Cuando los padres tienen tiempo para dedicar de manera plena a su hijo, caen en el error de la sobreprotección, de darles todo y de hacer todo por ellos. Los padres deben procurar darles a los hijos sólo lo que necesiten, ni más ni menos. Dentro de esa necesidad, lo más importante es la atención. Los niños necesitan ser atendidos.

Exceso de autoestima

Los hijos únicos pueden llegar a pensar que son los mejores en todo. Por eso, a la hora de valorarlos, de reforzar positivamente sus conductas y todo lo que hacen bien, los padres no deben caer en el error de hacerlos sentir siempre los mejores.

El refuerzo positivo es una muy buena pauta educativa pero siempre haciéndoles ver la realidad. No deben elevar en exceso su autoestima para que no piensen que no hay nadie mejor que ellos, porque pueden convertirse en niños déspotas con dificultades en sus relaciones con los demás en el futuro, y a nivel personal cuando descubran la realidad.

Via: Hacer Familia

Compartir: