Compartir:

“Al casarte, termina tu noviazgo y con él, toda su magia”, comentaban un grupo de chicas en una cafetería. La relación sufre un cambio, es cierto, las preocupaciones y las actividades se modifican, sin embargo la falta de enamoramiento no debe ser una consecuencia. ¿Qué puedes hacer para tener un noviazgo eterno?

1. Transfórmate en novia

Cuando te pretendía tu ahora esposo, no importaba la hora o lo cansada que te encontrabas, siempre lucías deslumbrante. Así que deja a un lado los pretextos de los hijos, los tiempos, el cansancio, el trabajo y el quehacer. Recuérdale cada día por qué se enamoró de ti.

2. Ponte en forma

Para que te sientas mejor contigo misma, primero te debes gustar a ti misma. Así que búscate un tiempo para ejercitar y sentir bien tu cuerpo. No se trata de querer estar con la misma figura de soltera, porque no sería lo óptimo. Solo haz que tu cuerpo se sienta vivo, con mucha energía; para ello, el ejercicio es tu mejor opción.

3. Sorpréndelo con detalles

Es tu oportunidad de decirle, sin palabras, lo mucho que lo amas. Recurre a pequeños regalos, un libro que puedan leer juntos, compartir un helado, ir a lugares que solían visitar de solteros. Prepara cenas especiales, dale mensajes cariñosos. 

4. Paseos de pareja

Una actividad común y agradable es asistir a reuniones juntos, pero al tener hijos ya no se disfrutan igual, porque tienes que estar atenta a todos sus movimientos. Sin embargo, son necesarias para no perder esa “magia”, así que hagan juntos una cita o llévalo a una fiesta donde puedas bailar, ¡en fin! Todo lo que hacía de sus salidas algo maravilloso.

 

Vía Familias.com

Compartir: