Compartir:

“Madre no hay sino una y padre es cualquiera”. Más de una vez hemos oído este tipo de comentarios, pero es hora de acabar con esta falsa idea: ¡el papel del padre es irreemplazable!

1. El papá es el modelo masculino 

Tanto del hijo como de la hija. El experto en educación y asesoría familiar, Álvaro Sierra, lo explica así: “Papá aporta en casa una visión masculina de la persona, de la familia y de la sociedad. Una mujer es más mujer cuando ha visto a su papá en casa y un hombre tiene más claro lo que es ser hombre cuando ha crecido junto a su padre. La condición masculina es clave en lo psíquico de los hijos”.

Asimismo, la Dra. Meg Meeker, autora del libro “Padres fuertes, hijas felices”, asegura que los padres tienen un gran poder sobre las hijas: “El padre, de hecho, es el primer amor de su hija. Es el hombre más importante de su vida. Sus interacciones con ella la preparan para relacionarse con todos los demás hombres. Es una carga pesada, pero una verdad maravillosa. Si ella aprende a querer al padre y puede confiar en él, le será mucho más fácil confiar en su esposo”.

Y en el caso del hijo, el papá no se queda atrás. María Calvo Charro, profesora y escritora de “Padres destronados” resalta que el niño necesita un modelo de masculinidad adecuada: “Se ha demostrado que cuando éste falta, los niños tienden curiosamente a radicalizar los estereotipos machistas, a tener una masculinidad exagerada. No saben comportarse como chicos y entonces, para reafirmarse, tienden a actitudes muy machistas, exacerbadas, radicalizadas”.

2. El padre equilibra la educación de la madre

María Calvo explica que el papá es el que equilibra el amor maternal: “Un padre es necesario porque todas las virtudes de una madre en la educación del hijo pueden convertirse en un defecto si no hay un padre que las equilibre. Ella posee una tendencia natural a darlo todo por el hijo, que es una especie de apéndice suyo, y en ese amor desmesurado que le profesa tiende a evitarle el esfuerzo, el sacrificio, el sufrimiento”.

3. El papá es el sustento de la autoridad en el hogar 

“El papá no es el único que ejerce la autoridad, pero protege la autoridad de la madre” señala el Dr. Sierra y añade: “papá es la persona que estructura los tiempos familiares; pone el ritmo de la vida familiar y da las pautas de maduración de los hijos. Papá tiene la capacidad de hacer sentir a un hijo mayor y responsable, como por ejemplo cuando dice “te dejo encargado de esto”.

La actuación del padre en la vida familiar es esencial y determina, en gran medida, muchos aspectos de la vida de los hijos. Por lo tanto, la paternidad no compite con la maternidad, sino que la complementa.

4. El papá le muestra el mundo real al hijo

La Dra Calvo manifiesta que el padre tiene un papel fundamental en mostrarle el mundo al hijo: “El papá le muestra al hijo el mundo de lo público, de lo profesional, el del sufrimiento, la exigencia y la fortaleza. El amor de madre suele ser más físico, más proteccionista, más sustitutivo: si el hijo no sabe o tarda en abrocharse los cordones, la madre lo hace. La actitud del padre es la contraria: le anima a hacerlo él solo, lo cual le genera una mayor autonomía y una personalidad más fuerte”.

Por estas y muchas razones más, el padre no puede ser reemplazado ni siquiera por la madre, tanto así que por más grande y generoso que pueda ser el amor materno, nunca logrará llenar el vacío que deja el padre cuando se ausenta.

¡Feliz día a todos los papás, tienen una labor retadora, hermosa y única!

Vía: LaFamilia.info

 

 

Compartir: