Compartir:

Padre, me da la impresión que muchos católicos “idolatran” al Papa Francisco. Si bien hay que seguir sus enseñanzas, ¿no es un error eso?, ¿no es Cristo la cabeza de la Iglesia, al que debemos seguir?

Me plantean una pregunta interesante y quiero ser claro en responder a la misma. Nosotros los católicos, no “idolatramos” al Papa Francisco. En ningún momento lo hacemos.

Creo que hay que comprender lo que es una persona con carisma, que atrae, entusiasma, convoca, mueve los corazones y compromete para la vida. La experiencia personal que tengo es que cada Papa ha tenido su carisma. Recordemos a San Juan Pablo II, un hombre extraordinario que en el mundo entero convocó a multitudes. Aún anciano, él seguía convocando a los jóvenes y de eso era él muy consciente. Y los jóvenes no le fallaron, al final de su vida ellos estaban allí, en la Plaza de San Pedro orando por su amigo.

Francisco es claro en su misión. Un día dijo con claridad: “Oigo que dicen: Francisco, Francisco… y lo que deben decir es Jesús, Jesús”. Además su palabra a los jóvenes, cuando apenas tenía once días como Pontífice, no deja lugar a duda: “¡Sigamos a Jesús!. Nosotros acompañamos, seguimos a Jesús, pero sobre todo, sabemos que Él nos acompaña y nos lleva sobre la espalda: aquí está nuestra alegría, la esperanza que debemos llevar a este mundo nuestro. Y, por favor, ¡no se dejen robar la esperanza! ¡No se dejen robar la esperanza! La que nos da Jesús”.

No nos dejemos robar esa esperanza y que Francisco siga guiándonos y enseñándonos el camino para llegar a Jesús. Él señala el camino, su palabra nos orienta y cuestiona al mismo tiempo, una palabra que llega al corazón, un hombre realmente pastor que conduce a su pueblo al encuentro con Jesús.

No olvidemos la frase que el Papa dijo a los jóvenes este año en la Jornada Mundial de la Juventud de Cracovia, al anunciar la siguiente será en Panamá en el 2019: “Yo no sé si estaré en Panamá, pero Pedro estará con vosotros”. Francisco es claro de su papel y nos lo recuerda continuamente.

Por: Mons. Alfredo José Espinoza Mateus, sdb

Obispo de Loja

Compartir: