Compartir:

El Papa Francisco dirigió este jueves un discurso a una delegación de la Asociación Internacional de Derecho Penal en la que condenó las ejecuciones extrajudiciales y la pena de muerte -medida incluso usada por regímenes totalitarios para suprimir a la disidencia y perseguir a las minorías-, y afirmó que el respeto a la dignidad humana debe ser el límite a cualquier arbitrariedad y exceso por parte de los agentes del Estado.

En su discurso, el Santo Padre reafirmó la condena absoluta de la pena de muerte, que para un cristiano es inadmisible; así como las llamadas ”ejecuciones extrajudiciales”, es decir los homicidios cometidos deliberadamente por algunos estados o sus agentes y presentados como consecuencia indeseada del uso razonable, necesario y proporcional de la fuerza para aplicar la ley.

Francisco señaló que los argumentos contra la pena de muerte son conocidos. La Iglesia –indicó-, ha mencionado algunos, como la posibilidad del error judicial y el uso que le dan los regímenes totalitarios como ”instrumento de supresión de la disidencia política o de persecución de las minorías religiosas o culturales”.

Asimismo, se expresó contra la cadena perpetua por ser “una sentencia de muerte escondida”.

El Santo Padre también condenó la tortura y advirtió que la misma doctrina penal tiene una importante responsabilidad en esto por haber permitido, en ciertos casos, la legitimación de la tortura en determinadas condiciones, abriendo el camino para abusos posteriores.

En su discurso, Francisco también exhortó a los juristas a adoptar instrumentos legales y políticos que no caigan en la lógica del ”chivo expiatorio”, condenando al sacrificio a personas acusadas injustamente de las desgracias que afectan a una comunidad.

Además abordó la situación de los presos sin condena y los condenados sin juicio. Señaló que la prisión preventiva, cuando se usa de forma abusiva, constituye otra forma contemporánea de pena ilícita oculta, más allá de la legalidad.

También se refirió a las condiciones deplorables de los penitenciarios en buena parte del planeta. Dijo que aunque a veces se debe a la carencia de infraestructuras, otras son el resultado del ”ejercicio arbitrario y despiadado del poder sobre las personas privadas de libertad”.

Francisco no olvidó la aplicación de sanciones penales a los niños y ancianos condenando su uso en ambos casos. Además condenó la trata de personas y la esclavitud, ”reconocida como crimen contra la humanidad y crimen de guerra tanto por el derecho internacional como en tantas legislaciones nacionales”.

Francisco no olvidó la aplicación de sanciones penales a los niños y ancianos condenando su uso en ambos casos. 

El Papa también se refirió a la pobreza absoluta que sufren mil millones de personas y la corrupción. ”La escandalosa concentración de la riqueza global es posible a causa de la connivencia de los responsables de la cosa pública con los poderes fuertes. La corrupción, es en sí misma un proceso de muerte… y un mal más grande que el pecado. Un mal que más que perdonar hay que curar”, advirtió.

”La cautela en la aplicación de la pena debe ser el principio regidor de los sistemas penales… y el respeto de la dignidad humana no sólo debe actuar como límite de la arbitrariedad y los excesos de los agentes del Estado, sino como criterio de orientación para perseguir y reprimir las conductas que representan los ataques más graves a la dignidad e integridad de la persona”, concluyó.

Vía: ACI/EWTN Noticias

Compartir: