Compartir:

En América Latina viven más de 425 millones de católicos, casi el 40 por ciento del total mundial, y desde marzo de 2013 cuentan con el primer Pontífice de esa región, el Papa Francisco. Según una encuesta difundida este jueves por Pew Research, un centro demoscópico con sede en Washington, el apoyo al Santo Padre es masivo entre los fieles: del 78 por ciento en Bolivia al 98 por ciento en Argentina.

Además, la mitad de los encuestados valoran la elección del entonces arzobispo de Buenos Aires como un cambio importante en la Iglesia. “Los católicos latinoamericanos están particularmente entusiasmados con el Papa Francisco, y hay una clara mayoría que lo califica favorablemente en toda la región”, destaca el estudio. 

El sondeo se basa en 30 mil entrevistas presenciales a adultos entre octubre de 2013 y febrero de 2014 en todos los países de habla hispana y portuguesa de América Latina, con la excepción de Cuba y la inclusión de Puerto Rico.

Por países, Paraguay es el más católico (el 89 por ciento de la población) y Uruguay el menos (42 por ciento). El catolicismo es predominante en naciones como México (81 por ciento), Colombia (79 por ciento), Ecuador (79 por ciento), Bolivia (77 por ciento) y Perú (76 por ciento). Es mayoritario en Chile (64 por ciento), Costa Rica (62 por ciento) y Brasil (61 por ciento), el país con más católicos del mundo (unos 120 millones). Y llega a la mitad o menos de la mitad de la población en El Salvador (50 por ciento), Guatemala (50 por ciento), Nicaragua (50 por ciento) y Honduras (46 por ciento).

En total, el 84 por ciento de los adultos latinoamericanos manifiestan también haber sido criados en el catolicismo. En cuanto a aquellos que declaran no haber sido criados en ninguna creencia religiosa, los datos apuntan sólo a un 4 por ciento. Los que dicen no seguir ninguna religión en la actualidad son apenas el 8 por ciento de los encuestados.

Una de las principales conclusiones del estudio es, por tanto, que la fe sigue teniendo relevancia en la vida cotidiana de gran parte de los ciudadanos de América Latina.

Vía Zenit.org 

Compartir: