Compartir:

No es un cuento de hadas ni el argumento de una película romántica. Miranda Emde hizo una lista con 16 características no negociables” que aspiraba encontrar en el hombre de su vida y rezó varios días una oración de Santa Ana, patrona de las solteras. Pidió con fervor por ella “y su futuro esposo”, quien debía ser un católico practicante.

El primer detalle de la lista de Miranda era este: “Un católico fuerte, que practica su fe, ama su fe, busca crecer y es un verdadero hombre de Dios. Será el líder espiritual en la familia”.

Lo segundo era que el hombre debía ser “un verdadero caballero”. En 2013, Miranda hizo un viaje de turismo junto a su madre al Vaticano y en la Puerta de Santa Ana conoció a un Guardia Suizo llamado Jonathan Binaghi.

La joven trabajaba como directora de marketing en Wells Fargo, una de las empresas financieras más grandes de Estados Unidos, pero conocer Italia la motivó a considerar mudarse al país europeo.

“Mi mamá me presionó a ir a ver a este Guardia Suizo en la Puerta de Santa Ana y pedirle su consejo sobre la vida aquí”, dijo a la cadena estadounidense ABC News.

Al encontrarse con el joven “tuvimos un chispazo instantáneamente, y había algo diferente en su comportamiento que no había visto antes”, dijo.

Jonathan estaba de servicio en ese momento, y no pudo absolver la inquietud de Miranda. Al día siguiente ella debía volver a Estados Unidos, así que intercambiaron correos electrónicos. Estos, eventualmente se convirtieron en llamadas telefónicas.

“En el teléfono, podía sentir que era diferente a otros hombres”, dijo Miranda al Orange County Register. Jonathan “es muy solemne”, y cumplía todos su anhelos. 

 

Miranda con el Papa Francisco

Al año siguiente, en abril, Miranda volvió a Roma. Ahí, muy temprano por la mañana, Jonathan llevó a Miranda a conocer al Papa Francisco, quien les dio su bendición.

con-el-papa-franciscoCuando ella regresó a Estados Unidos, Jonathan, seguro de que ella iba a ser su esposa, se lo confió al Papa Francisco. “¿La rubia?”, le preguntó el Santo Padre, recordando la vez en que los bendijo, “tengan una bella familia con muchos hijos”, le dijo el Papa.

En la pedida de mano, Chuck, el padre de Miranda, le preguntó a Jonathan cuál creía que era el significado del amor. Él respondió que el amor es “entregarte completamente a alguien y no pedir nada a cambio”. 

Jonathan y Miranda se casarán el 17 de octubre, en una Misa que será presidida por el Cardenal Raymond Burke en la Iglesia de Santa Catalina, en Roma. Al día siguiente, en una Misa privada, su matrimonio recibirá la bendición del Papa Francisco.

 

La lista de Miranda

Esta es la lista completa escrita por Miranda Emde para su oración de Santa Ana “por Miranda y su futuro esposo”:

1. Un católico fuerte que practica su fe, ama su fe, busca crecer y es un verdadero hombre de Dios. Será el líder espiritual en la familia.

2. ¡Un caballero caballeroso! Alguien que es un verdadero caballero.

3. Buen sentido del humor.

4. Fuertes convicciones morales.

5. Noble, solemne y humilde.

6. ¡Gran comunicador! Alguien que es muy transparente y abierto.

7. Que tome la iniciativa, que sepa el rol de un hombre y cómo tratar a una dama.

8. Que tenga una ética de trabajo, ambiciones y metas.

9. Bien educado, con el deseo de siempre aprender y crecer.

10. Alguien de gran corazón. Que sabe cómo amar y dar de sí mismo.

11. Alguien que se enorgullece en cómo viste y le gusta
vestirse. Prefiero más formal.

12. ¡Le gusta divertirse!

13. Sin equipaje. No anterior matrimonio, hijos.

14. Alto, fuerte, atractivo.

15. Es confiado, cómodo consigo mismo, alguien que
es independiente, no celoso/controlador/inseguro.

16. Tiene fuertes valores familiares. Quiere una familia.

 

 

Vía Religión en Libertad

 

Compartir: