Compartir:
La tecnología ofrece un exceso de información a un clic de distancia, ¿cómo formar adolescentes críticos al poder mediático?

El siglo XXI es un época convergente con las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), produciendo una verdadera revolución en la vida de cada ser humano. Debido a esta “sociedad red”, como la denomina Castell, la libertad de expresión y la movilidad de información se procesa rápidamente; lo que ha generado la necesidad de convertir a la sociedad de informacion en una sociedad crítica e inteligente.

Pero en este aspecto se percibe una realidad lacerante sobre los adolescentes, como personas vulnerables ante cualquier aspecto o política expuesta en el entorno digital. Al estar rodeados de un incesante acoso de mensajes audiovisuales, se ha generado en ellos una dependencia y sumisión que les impide distinguir los conceptos y propuestas erradas que causan daño a su personalidad.

A esto se suma su falta de conocimiento sobre el objetivo que posee la publicidad: crear mensajes a través de los sentidos e incitar al consumidor a percibir la necesidad de obtener algo. En este sentido, también se hace presente su bajo criterio para identificar el mensaje subliminal que componen ciertas estrategias publicitarias para crear disonancia cognitiva en el receptor.

Frente a esto, ¿cómo formar adolescentes con competencias claras y medibles para discernir la calidad de información que reciben, y no dejarse llevar únicamente por las emociones?

Críticos hacia el mensaje digital

Es necesario que la familia y los educadores intervengan de manera urgente para compensar estas falencias. La persona debe desarrollar su competencia mediática interactuando de manera crítica con mensajes elaborados por los demás, produciendo y repartiendo mensajes propios de una manera activa, participativa y lúdica.

Padres y educadores: incentiven una lectura crítica en el ámbito mediático. De esta manera, el adolescente tendrá poder para juzgar la credibilidad de las fuentes, con el fin de reconocer la confiabilidad del material abordado. Leer con criticidad, permite adoptar una opinión, descubriendo que todo texto trae consigo una ideología.

Ayuden a sus adolescentes a crear hábitos de reflexión. El uso responsable de los medios y las TIC ayudará a la comprensión de las oportunidades, implicaciones y riesgos de la información que dan y reciben.

Para profundizar este tema en casa recomiendo el libro “Adolescencia y criticidad frente al poder mediático”. Interesados contactar al Centro de Investigaciones UEES: ceniv@uees.edu.ec

 

 

Por: María Elena Godoy
Máster en Educación y Diseño de Modelos Educativos

 

 

Compartir: