Compartir:

Sin complejos y sin miedo. Sor Cristina muestra, en el diario católico italiano Avvenire, su lado más personal. Habla de su nuevo disco -Sister Cristina- y de la canción “Like a Virgin, habla del “después” de su paso por la televisión y de cómo es su comunidad la que consigue que continúe con los pies en el suelo.

Que la canción “Like a Virgin” de Madonna sea cantada por una religiosa puede parece una provocación. Sin embargo, sor Cristina lo niega y muestra que quiso reinterpretarla, “sin ninguna voluntad de provocar o de choque”. Una arriesgada apuesta que, según explica la religiosa, no es una imposición de la compañía discográfica, sino más bien una apuesta personal.

“Desde un punto de vista poético la canción se refiere a una tradición que incluye mucho textos importantes”, se justifica Sor Cristina que es consciente de que no siempre será bien interpretada: “Estoy lista para cualquier crítica porque este disco lo hemos trabajado con seriedad y honestidad”.

Sobreexposición en los medios de comunicación

Y es que su paso por “La Voz”, programa italiano de éxito le ha supuesto un cambio de vida y una sobreexposición a los medios de comunicación: “Algunos fotógrafos me seguían a todas partes. Hice “piruetas” para ir a misa sin ser descubierta”, explica la religiosa que aún y con todo esto repite una y otra vez que la razón de todo esto es dar testimonio: “Estoy emocionada de haber encontrado a Cristo y ojalá todos lo conocieran”.

En todo éxito hay riesgos y para Sor Cristina lo fundamental en este tiempo tras la Voz ha sido el preservar su vida espiritual. Oró mucho, se centró en sus votos temporales y se dejó aconsejar por su comunidad. “Sé que soy una herramienta en las manos de Dios”, explica, “no una estrella del pop”

“Sé que es difícil de creer, pero si pudiera esconderme, lo haría con gusto. Me siento insegura y llena de miedos”, afirma la religiosa que, sin embargo muestra su regalo, su voz, intentando estar ajena al negocio, al dinero y al éxito de la canción. 

Sabe que para muchos va contracorriente, pero muestra que le ayuda muchísimo las palabras del Papa Francisco, las de salir, las de conocer gente, las de poner su talento al servicio de la comunidad. No se ha encontrado con el Papa aún, aunque le gustaría su bendición y un mandato oficial para salir al mundo a cantar.

Sor Cristina no quiere perder su razón de ser, su vida consagrada y repite en esta entrevista, una y otra vez, que es simplemente “un humilde instrumento”. Para ella lo más importante de su paso por el programa fue el recitar el PadreNuestro y su esperanza e ilusión no es tanto la repercusión mediática de su aportación a “Like a Virgin” sino la cara que pondrá Madonna al escuchala: “Me gustaría ver su cara cuando le digan que quien la canta es una monja”.

Compartir: