Compartir:
En Ecuador, seis de cada diez mujeres han sido víctimas de violencia, ya sea física o psicológica. Para estas personas, la asesoría legal y psicológica resulta trascendental.

Este es el caso de ‘Mónica’, quien estuvo casada durante 25 años, y desde el inicio de su matrimonio, su esposo la agredía verbalmente.

“Me hablaba con su mala cara, para él no había cosa perfecta. Sólo se fijaba en lo que hacía mal”, narra ‘Mónica’, quien cuenta que sus hijos también fueron maltratados.

“Les pegaba con la correa o cogía ortiga y les bañaba en agua helada. A mi hijo menor le dijo que le iba a sacar la &%!# por un juguete”, relata “Mónica”.

“Mónica” se separó de su esposo, tras recibir apoyo psicológico y legal, pretende iniciar el trámite de divorcio.

“Empecé a darme cuenta que yo valgo, porque yo creía que no servía para nada. Como decía mi madre, marido es aunque pegue”, explicó esta mujer.

Según datos de la Fiscalía, entre agosto y noviembre de 2014, se registró un total de 9881 casos de violencia psicológica. 

Según datos de la Fiscalía, entre agosto y noviembre de 2014, se registró un total de 9881 casos de violencia psicológica. En ese mismo periodo de tiempo, la entidad registró 947 casos de violencia física.

Juan Francisco León, psicólogo del Centro Ecuatoriano para la Promoción y Acción de la Mujer (Cepam), explica que la violencia puede parecer “normal” para las víctimas.

“Existe un acostumbramiento a la violencia, se convierte en un elemento sustancial de las relaciones”, explica León.

Señala que hay indicios que permiten detectar estas situaciones.

“El tema es muy visible: depresiones, ansiedades, personas que usan gafas puede ser para ocultar moretones”, detalla León.

En Ecuador, según el INEC, 6 de cada 10 mujeres han sufrido algún tipo de agresión. La violencia psicológica es la más recurrente.

Vía Ecuavisa.com

Compartir: