Compartir:

Un arquitecto español descubre, en la página web de una casa de subastas famosa en Nueva York, una talla navarra que se daba por perdida desde hace más de 80 años en España. Ahora, la comunidad ansía recuperarla.

“La Virgen estaba mal catalogada”

Ricardo Heras Mulero curioseaba las piezas de la próxima subasta de arte antiguo de Sotheby’s, cuando una figura le llamó la atención. Era una talla española del siglo XIII, con una Virgen y el Niño entronizados. Según especificaba la casa de subastas, procedía de la iglesia de Salinas de Monreal, en Navarra. “Salinas de Monreal ya no existe, el pueblo se llama Salinas de Ibargoiti desde principios de siglo”, relata Heras Mulero, a quien este detalle le

Virgen de Salinas de Ibargoiti.

hizo fijarse en la procedencia de la figura.

 

Historia de la Virgen de Ibargoiti

Heras Mulero investigó esta talla de 90cms de altura y de madera policromada con oro del primer tercio del siglo XIII, de tiempos de Sancho el Fuerte. “De la Virgen de Salinas de Ibargoiti solo se conocían dos fotografías de principios del siglo XX” relata que gracias a estas la pieza fue estudiada por Clara Fernández-Ladreda.

Vendida para pagar la restauración de la iglesia

El arquitecto descubrió que en la iglesia de San Miguel de Salinas de Ibargoiti se realizaron unas obras en 1928 para restaurar el retablo y otros elementos de su interior. Por lo que la imagen habría sido vendida para hacer frente a los gastos.

Iglesia de San Miguel de Salinas de Ibargoiti.

En su opinión, la Virgen debía haber llegado a Salinas de Ibargoiti procedente de Lizaberría, un despoblado cercano que conserva las ruinas de una antigua iglesia románica. Coincidencias del destino, Heras Mulero la conocía por haber intentado medirla durante la realización de la enciclopedia del románico navarro en la que trabajó. “Digo intentar, porque fue imposible acercarse por la cantidad de espinos que la envolvían”, admite.

Arq. Ricardo Heras Mulero

Al no ser la imagen titular de San Miguel de Salinas de Ibargoiti, esta pudo haberse conservado en esta iglesia “sin pena ni gloria”. Por ello los vecinos del pueblo de entonces no se alarmaron por su desaparición.

No es un precio desorbitado

Por el valor de esta talla románica, Ricardo Heras cree que el Gobierno foral “debería comprarla” para que volviera a formar parte del patrimonio de los navarros. “El precio por el que sale a la venta en subasta (entre 12.000 y 18.000 dólares) no es desorbitado”, afirma. Admite, sin embargo, que la coyuntura económica actual es complicada y queda poquísimo tiempo. “Estoy de los pensando en el día 26. Sería una pena que terminase decorando el salón de algún millonario ruso», dice.

Los habitantes de Salinas de Ibargoiti, a unos 20 kilómetros de Pamplona, “están muy ilusionados con el hallazgo”, según Heras. Quizá sea la última oportunidad que tengan de ver esta Virgen que ninguno conocía, pero que forma parte de su historia. “Quizá poniendo en marcha un crowdfunding se puedan alcanzar los 12.000 dólares”, aventura convencido de que “los navarros no dejarán pasar esta oportunidad”.

“Buena señal” para el futuro

Para Ricardo Heras, la Virgen de Salinas de Ibargoiti siempre será especial. La descubrió el mismo día que dejaba su trabajo como arquitecto para dedicarse por completo a la conservación y gestión del patrimonio cultural, su “pasión”. En plena transición, espera que este hallazgo “sea una buena señal” para el futuro. Espera dar también con el paradero de otras imágenes, como la Virgen de las Aguas Cálidas de su pueblo, Arancón (Soria), robada en su niñez.

Vía ABC

Compartir: