Compartir:

Con entusiasmo y alegría jóvenes de toda la ciudad han tomado la decisión de ser voluntarios en la preparación de la Misa que presidirá el Papa Francisco el lunes 6 de julio en el Parque Samanes. 

Monseñor Geovanny Battista Piccioli, vocero oficial de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, asegura que los voluntarios estarán encargados de la acogida a los fieles, información y logística durante toda la celebración. 

“Parte del trabajo de los voluntarios es el área de ingreso. Habrán 6 puertas que ingresan al campo donde se celebrará la Eucaristía, estas puertas son anchas como 20 metros en cada puerta estarán presente 2 grupos de voluntarios, es decir, 40 personas, explica. 

Monseñor también asegura que la Iglesia necesita voluntarios serios y comprometidos en el servicio al prójimo. Tienen que ser responsable y serios, porque el servicio que presta no es un servicio sencillo, es un servicio que empieza día antes de la llegada del Santo Padre y termina unas horas antes que el Santo Padre esté viajando a Quito”. 

Durante la ultima reunión de voluntarios, la Conferencia Episcopal dio instrucciones sobre los bloques y sectores que se manejarán en el Parque Samanes. 

Karen Mirabá, voluntaria de la Misa campal en Samanes nos cuenta que ella eligió ser voluntario porque “sientes ese deseo de servir a las personas sin tener nada a cambio”. 

Holgare Quiñones, por su parte explica que “estar dentro de lo que es la visita de nuestro Santo Padre Francisco es algo increible, no solamente como voluntario, solo con la idea que va a estar aquí en Ecuador, ya me llena de regocijo y alegría”. 

Se estima la presencia de más de un millón de fieles en la Misa del Papa Francisco en Guayaquil, jóvenes de toda la ciudad se preparan con cantos y oraciones para recibir al Santo Padre. 

 

Por Luciana Loyola

Estudiante Periodismo UEES

Compartir: