Compartir:

Es muy común escuchar “los niños correctamente educados son encantadores”.

Enseñar amabilidad a los pequeños es una forma de hacer que estos cuenten con las herramientas necesarias para desenvolverse ante cualquier situación. Entre los 6 y los 12 años, la amabilidad se logra mediante la repetición de actos. Ya que aún en esta etapa no tienen la capacidad para comprender las razones profundas.

Ante una visita, al salir de compras o en cualquier otra ocasión, a todos nos gustaría que nuestros hijos hicieran gala de las reglas de oro del buen comportamiento y de respeto. Sin embargo, la realidad suele ser muy distinta: los niños son niños y, como tales, espontáneos. Además, en una sociedad como la actual, donde no prima precisamente la cortesía, resulta más importante que los eduquemos desde pequeños para ser amables.

Estos tips pueden ayudarte en esta misión.

  • Enséñale a guardar el turno en la fila del autobús, el supermercado, etc.
  • Que ceda el asiento. Si está sentado en el autobús que busque si alguna persona mayor se encuentra de pie.
  • A pensar en los demás. Que guarde un caramelo para el hermanito o para los padres, cuando le den varios.
  • Aprender a presentarse. Cuando lleguen visitas que sea él quien se presente.
    Desee las buenas noches. De un beso a papá y mamá por las noches al acostarse.
  • Felicitar a los demás. Que hagan un dibujo para felicitar por el santo, cumpleaños, aniversario de papá y mamá o de algún familiar o amigo.
  • Recoger con él algún papel del suelo, aunque ustedes no lo hayan tirado.
  • Solicitar su ayuda. Pídele ayuda algún vez diciéndole: “Si quieres, puedes ayudarme a…”.
  • Ganar en autonomía. Déjale que entre él a la tienda del pan y haga la compra, mientras tú esperas afuera.
  • Dejar elegir a los demás. Que invite a algún amigo o primo a ver un vídeo y le deje elegir a él.
  • Ayudar en los quehaceres de la casa.
  • Tocar la puerta antes de entrar a alguna habitación.
  • Dar las gracias antes y después de comer.
  • Pedir con una sonrisa y amablemente, cuando necesita algo.
  • Devolver las cosas en buen estado.

Vía: Hacer Familia

Compartir: