Compartir:
¡Por fin tu hijo tiene un trabajo! Refuerza todos los valores que le enseñaste para que tenga éxito en su camino.

¡Qué felicidad experimentan los padres cuando los hijos logran obtener un trabajo! Es el inicio de su independencia y comienza un largo camino hacia el éxito tanto profesional como personal.

Pero, ¿estás segura que lo hará bien?, ¿confías en todos los valores que le enseñaste?, ¿tienes confianza pero a la vez miedo? Se experimentan muchos sentimientos a la vez, llenos de dudas y de felicidad.

Algunos padres al tratar de proteger a su hijo le ayudan a conseguir trabajo con algún conocido o familiar. Pero esta no es la manera correcta para hacer que tu hijo aprenda a vencer los obstáculos comunes de encontrar un empleo.

Para comenzar, tu hijo debe esforzarse y buscarlo con sus propios medios y cuando alcance el éxito, es momento de aconsejarle, guiarle y apoyarle.

1. El valor de la responsabilidad

No es lo mismo no asistir a clases porque hace frío o porque se inventó una enfermedad, que cuando se tiene un empleo. Es muy importante que tu hijo conozca que no debe faltar aunque llueva, tiemble o relampaguee (como dicen); que él comprenda que su presencia en su trabajo será una garantía de su estabilidad laboral y recomendación futura.

2. Compromiso

El compromiso que se adquiere no es solo en lo personal, sino también con la empresa que confía en él al contratarlo. ¡Refuerza ese valor! En la actualidad es muy fácil que los jóvenes no sientan un verdadero compromiso con su empleo. Sin embargo, es el comienzo del aprendizaje para él, en poco tiempo logrará adquirir experiencia y obtendrá un ascenso.

3. Ahorrar

¡Pero es el primer sueldo que se ganó con su esfuerzo!, si claro; cuando se recibe una recompensa económica lo primero que se piensa es en gastarlo y disfrutarlo. Aun así, es momento de reforzar el aprendizaje que le diste cuando era niño al ahorrar sus domingos.

¿Por qué ahorrar?, te preguntará tu hijo, explícale que simplemente porque debe aprender a prever para su futuro.

4. Que sea administrado

Manejar dinero no es fácil y más cuando se tiene una familia que mantener. Así que es un buen momento para que tu hijo aprenda el valor de las cosas, de lo que come, de lo que calza, de sus diversiones. Hazlo comprender que es tiempo de que comience a administrar su dinero y a pagar esos pequeños gastos que realiza como de costumbre.

Además que será una gran ayuda para tu economía familiar.

5. Que disfrute de las responsabilidades

El trabajar en un lugar que te gusta, haciendo lo que te apasiona es fascinante, una experiencia inexplicable. Contagia a tu hijo de esos pensamientos positivos; que a pesar del cansancio que algunas veces llegue a sentir, la recompensa y satisfacción personal por realizar el trabajo con éxito es gratificante.

6. Que encuentre una motivación

La remuneración económica es una gran motivación, pero también se debe complementar la parte personal. Esto puede contribuir a que encuentre su verdadera vocación en la vida o que incremente el círculo de amistades. Ayúdalo a encontrar el porqué es maravilloso trabajar.

Los padres deseamos que con todo nuestro esfuerzo los hijos sean felices, pero la realidad es que ellos tienen que buscar su propia felicidad. Confía en ellos y apóyalos en el camino a su éxito laboral.

 

Via Familias.com

Compartir: