Compartir:

Mucho se habla de cuál es la edad precisa para entregar un smartphone a un niño. El por qué muchos padres a veces ceden a la idea porque pareciera “necesario”, pero, ¿realmente lo es? Les proponemos a continuación una fantástica iniciativa para alejar los “smartphones” de los niños hasta que sean mayores.

El compromiso, sencillo pero efectivo. Este puede hacerse on line y anima a los padres a comprometerse a no dar un Smartphone a su hijo hasta tener mínimo 13 años.

Lo sé. 13 años. ¿De verdad se puede esperar tanto? ¿Es posible resistir las interminables súplicas de los hijos hasta que lleguen a esos años de adolescencia?

Según explica Brooke Shannon, una portavoz de la iniciativa “Wait Until 8th” (Esperar hasta el octavo curso), el compromiso surge efecto “siempre que al menos otras diez familias del mismo curso o escuela de tu hijo se comprometan también”. La idea es que el poder de los padres crece con el número. Cuantos más padres se unan al desafío, más probable es que funcione. Así, estos tendrán más argumentos frente a la queja de “pero si soy el único en la clase sin un celular…”, ya que sabrán que al menos otros nueve padres están perseverando también.

También te puede interesar sobre el acoso y ciber acoso en Ecuador.

Y quizás te preguntes que por qué los 13 años. Desde Wait Until 8th tenían que poner el límite en alguna parte y, apoyándose en opiniones de expertos, consideraron que era una edad razonable. Además, con el objetivo de evitar que los smartphones entren en la escuela primaria y gran parte de la secundaria.

Si has dado a tu hijo o hija un smartphone antes de esos 13 años y lamentas la decisión, la organización alienta a los padres a que conversen con sus hijos, les expliquen el compromiso y, si es necesario, cambien el smartphone por un celular básico. Los padres, inevitablemente, tendrán dificultades con el cambio, pero recuerde la importancia de apoyarse en la comunidad, ¡a los niños les encanta formar parte de algo!

Otras publicaciones de interés: Cuida a tus hijos del bullying

El compromiso está resultando ser todo un éxito. Shannon afirma que hay “más de 1.300 familias de 42 Estados en EE.UU. y más de 400 escuelas han firmado el compromiso solo en los primeros meses”. Los profesores sin duda coinciden con Wait Until 8th: “¡Las escuelas necesitan Wait Until 8th! Los smartphones son una distracción enorme en la clase y no hay cabida para ellos. Quitemos los smartphones de las manos de los niños y redirijamos sus mentes hacia el aprendizaje”.

Vía: Aleteia.org

Compartir: