Compartir:

Existen situaciones en nuestra vida que nos gustaría gritarle al mundo todo lo que hacemos, es normal. El problema aparece cuando no discernimos qué publicar; a veces es mejor callar. Sin embargo,  el empeño de compartir nuestros momentos íntimos en las redes sociales se ve desplazado por la nueva necesidad de ser “aceptados.”  Mostramos una realidad que  obedece a los parámetros consumistas  que te dicen: más “activo”, más “popular”  despertando una personalidad presuntuosa y, en la mayoría de los casos, nos convierte en personas infelices mientras buscamos la “felicidad” de los demás a través de una falsa vida propia. 

A continuación te compartimos cortometrajes que resumen esta materialidad en dramatizaciones y excelentes argumentos audiovisuales:

El simpático joven de este corto se esfuerza para ser popular en sus redes sociales compartiendo momentos que no vive.  La singularidad en este material audiovisual de Shaun Higton es cómo dejamos que la vida virtual, nos arruine la real. ¡Sí, estamos compartiendo una cena familiar!, pero reportando para el mundo desde un celular y no comiendo ni siendo participes de la misma. 

La tecnología no tiene que apartarnos de la vida.  Podemos vivir intensamente y compartir en tiempo real con las personas que amamos, incluso con nosotros mismos.  Y después, considerar publicarlo en nuestras redes sociales, por algo, son un medio de fácil contacto con los demás y sería genial aprovechar para aportar positivamente desde nuestras vidas reales, a la realidad de los demás.  Sin necesidad de ser aceptados, cada uno es mundo y existen emociones diferentes habitando en él. 

Aunque la historia de Meredith es exagerada, hasta el punto de comenzar a preparar una cena sana para después abandonarla y alimentarse de comida china a domicilio, es una reflexión acerca de cómo proyectamos en redes una imagen que puede no corresponderse con la real.

Su autora, la norteamericana Kerith Lemon explica que “la situación se vuelve complicada cuando el tiempo y esfuerzo que dedicamos a nuestra imagen es redes se apodera del tiempo que dedicamos a nuestra vida real”.

Moraleja: Si quieres tener una vida sana y confortable procura vivirla, no publicarla. Está bien querer motivar a otros, pero si esa es la intención, comparte tips elementales.  Una foto con la marca de tus zapatos deportivos no dice nada. 

Te dejamos con un último video para comprender lo que pueden estar sintiendo nuestros seres queridos al “estar no presentes” en aquellos momentos importantes. ¡La moraleja te la dejamos de tarea! Puedes dejarnos tu comentario en nuestra página de Facebook.

 

Por: Génesis Lozano

 

Compartir: