Compartir:

Su inspiración nace de la belleza que posee la Virgen María.

Mónica Serrano encontró una de las bendiciones más inesperada de su vida el año pasado luego de abandonar su empleo. En vista de que a sus 57 años no le sería fácil hallar un nuevo trabajo, en una de sus oraciones le pidió a Dios alguna señal para seguir sustentando sus gastos; y así fue.

En enero de este año compró una imagen de la Virgen María para regalársela a una amiga, pero cuando la vio decidió renovarla, cogió sus pinturas y la adornó mejorando sus vestidos. Desde ahí se dio cuenta que su habilidad para la pintura y la creatividad que posee eran herramientas que podría utilizar para iniciar un emprendimiento y trabajar en una de las cosas que más le apasiona: pintar.

Su trabajo: embellecer a la Virgen María

Sus diseños son únicos, “ninguna tiene que salir idéntica a la otra, porque la Virgen es única y de cada uno de nosotros, no puedes tener una Virgen en serie para todo el mundo”, nos cuenta Mónica quien además imparte cursos de Biblia.

Perlas, encajes, tela, servilletas con estampados y pinturas, son los materiales que utiliza la modista de la Virgen. Su inspiración nace de la belleza que posee la Virgen María. Con música suave y mucho silencio crea los magníficos trajes en su taller ubicado en Puerto Azul, Vía a la Costa (Guayaquil). “Si la Virgen me pudiera hablar, me retaría, porque ella siempre fue humilde y quiso pasar desapercibida y yo la vengo adornar, creo que me diría que estoy loca, pero ella merece todo”, señala Mónica.

En sus diseños emplea la técnica decoupage, un procedimiento manual que utiliza papel para plasmar la pintura sobre éste y obtener una decoración que imite la pintura a mano. Le lleva 6 horas al día pintar y decorar los vestidos. “Es muy trabajoso”, nos dice, “pero cuando haces algo que realmente te gusta, eres feliz y estoy agradecida con Dios por eso”.

Además adapta las imágenes a las advocaciones de otros países y reconstruye o mejora las estatuillas que están un poco deterioradas. Aunque su profesión no fue ser diseñadora de modas, Dios le regaló el don de pintar y crear diseños para que la Virgen los luzca.

En diciembre la modista de la Virgen creará diseños para pesebres. En su cuenta de Facebook se pueden apreciar los distintos modelos y los precios que varían de acuerdo al tamaño de la Virgen.

Por: Solange Córdova

Estudiante de Comunicación

Compartir: